Audioclasica

CARLO COLOMBARA

DAEMONS & ANGELS Bulgarian National Symphony Orchestra. Vladimir Ghiaurov, director. Carlo Colombara, bajo KICCO CLASSICS KC107 CD DDD CD 74:11 2010 Sonido: *** / Valoración: **** Distribución: Ferysa   Actualmente Carlo Colombara es el bajo italiano de mayor proyección internacional junto con Ildebrando D’Arcangelo. Pero, a diferencia de éste, no goza de un contrato en exclusiva con una gran discográfica que respalde su carrera, de gran recorrido por otra parte tras veinte años de actividad profesional. De gran interés por tanto el recital de Kicco Classics, que muestra la versatilidad del intérprete. Aunque la voz del italiano es pastosa y…

B0012CarloDAEMONS & ANGELS

Bulgarian National Symphony Orchestra. Vladimir Ghiaurov, director. Carlo Colombara, bajo

KICCO CLASSICS KC107 CD DDD CD 74:11 2010

Sonido: *** / Valoración: ****

Distribución: Ferysa

 

Actualmente Carlo Colombara es el bajo italiano de mayor proyección internacional junto con Ildebrando D’Arcangelo. Pero, a diferencia de éste, no goza de un contrato en exclusiva con una gran discográfica que respalde su carrera, de gran recorrido por otra parte tras veinte años de actividad profesional.

De gran interés por tanto el recital de Kicco Classics, que muestra la versatilidad del intérprete. Aunque la voz del italiano es pastosa y de color oscuro, se mueve cómoda en el registro agudo, por lo que, de manera poco habitual entre su cuerda, se permite abordar papeles de barítono de carácter como el Iago del Otello verdiano. Siendo en realidad un bajo cantante, Verdi es el territorio natural de elección, ya sea en papeles de extracción belcantista (el Zaccaria de Nabucco, Attila) o de la etapa de madurez (Fiesco en Simon Boccanegra), los mejores cortes del disco, con una dicción además inmaculada, que subraya la intención dramática del acento, sostenida por el fraseo. En la misma esfera se sitúa su Méphisto (Faust), tan adecuado vocal y estilísticamente como su Escamillo (Carmen), ya en el ámbito del barítono-bajo. Como otros italianos antes que él (de Pinza a Raimondi), se ha dejado seducir por Boris Godunov; seguramente la colaboración con la Orquesta Sinfónica Nacional de Bulgaria y la dirección de Vladimir Ghiaurov (hijo del gran bajo, referencia en este repertorio) ha contribuido a unos resultados muy notables. Sólo la debilidad de las notas graves del bajo profundo que no es debilita su encarnación del Cardenal Brogni (La juive).

 

Raúl González Arévalo