Audioclasica

MALUF

MÚSICA ANDALUSÍ DE TÚNEZ El poder oculto de la música andalusí de Túnez Orquesta Andalusí de Túnez PNEUMA PN 1290 DDD 53:30 2011 Sonido: ** / Valoración: ** Distribuidor: Karonte   A pesar de la world music y la mundalización, poco, por no decir nada, es lo que sabemos de la(s) música(s) no occidentales, y no solo por factores de distancia física o cultural. De Japón, Afganistán, India o Armenia podemos aducir esa excusa, pero lo mismo ocurre con el Magreb, frontera tan cercana en kilómetros y por historia para quienes vivimos en España. Tabula rasa, e igualmente exóticas nos…

BMalufMÚSICA ANDALUSÍ DE TÚNEZ

El poder oculto de la música andalusí de Túnez

Orquesta Andalusí de Túnez

PNEUMA PN 1290 DDD 53:30 2011

Sonido: ** / Valoración: **

Distribuidor: Karonte

 

A pesar de la world music y la mundalización, poco, por no decir nada, es lo que sabemos de la(s) música(s) no occidentales, y no solo por factores de distancia física o cultural. De Japón, Afganistán, India o Armenia podemos aducir esa excusa, pero lo mismo ocurre con el Magreb, frontera tan cercana en kilómetros y por historia para quienes vivimos en España.

Tabula rasa, e igualmente exóticas nos suenan estas piezas tunecinas que las improvisaciones de Nusrat Fateh Ali Khan, por poner un ejemplo. En cualquier caso, acercar estas músicas es una cruzada en la que lleva años embarcado Eduardo Paniagua, y es de valorar y agradecer este impulso, en estos tiempos en que con tanta desconfianza se mira, y nos hacen mirar, todo lo que llega del inmediato sur del Mediterráneo.

Se nos cuenta en las notas que maluf es arte musical nacional en Túnez, y se articula en torno a nubas, suite musical definida por los distintos modos musicales, poderosamente estructurada por la tradición, que suele dividirla en cinco partes. Más dudosas, sin ser especialistas en el ramo, nos resultan las presuntamente rastreables influencias andalusíes, producidas tras la expulsión de los moriscos a principios del siglo XVII. Este disco es resultado de la grabación de un concierto en los Reales Alcázares de Sevilla en el lejano año de 1990. Aporta frescura, aunque se han suprimido aplausos y sensación de directo, y acusa, en cambio, una calidad de sonido justita. Gustará a los amantes de tradiciones musicales modales, pentatónicas y, específicamente, musulmanas. Lástima de no disponer de letras, traducción, y nombre de las/os componentes de la Orquesta Andalusí de Túnez, al menos de quienes cantan.

 

Josemi Lorenzo Arribas