Audioclasica

14.IV.2012. Ampliando repertorio

Ampliando repertorio. Théâtre du Châtelet. 14-IV-2012. John Adams: Nixon in China.   París. Temporada opera. Théâtre du Châtelet. 14.IV.2012.    POMPONI, KIM, ANDERSON, JO, SIDHOM, CHUN KIM, LELEU. SHERMAN, DE PONT DAVIES. CORO DEL TEATRO Y ORQUESTA DE CÁMARA DE PARÍS. ALEXANDER BRIGER, director. SHI-ZHENG, puesta en escena.    John Adams: Nixon in China.     Aforo: 2.500 Asistencia: 100%   La obra de Adams tiene aspecto de convertirse en parte aceptada, y con éxito, del ‘repertorio’. La nueva versión escénica (segunda en veinte años) de Shi-Zheng (autor de la magnífica coreografía del ballet del segundo acto –el momento quizá más ‘dramático’ de la…

2 PARIS_04-14-2012

Ampliando repertorio. Théâtre du Châtelet. 14-IV-2012. John Adams: Nixon in China.

 

2 PARIS_04-14-2012París. Temporada opera. Théâtre du Châtelet.

14.IV.2012. 

 

POMPONI, KIM, ANDERSON, JO, SIDHOM, CHUN KIM, LELEU. SHERMAN, DE PONT DAVIES. CORO DEL TEATRO Y ORQUESTA DE CÁMARA DE PARÍS. ALEXANDER BRIGER, director. SHI-ZHENG, puesta en escena. 

 

John Adams: Nixon in China.

 

 

Aforo: 2.500 Asistencia: 100%

 

La obra de Adams tiene aspecto de convertirse en parte aceptada, y con éxito, del ‘repertorio’. La nueva versión escénica (segunda en veinte años) de Shi-Zheng (autor de la magnífica coreografía del ballet del segundo acto –el momento quizá más ‘dramático’ de la ópera) ha significado una fuerte baza, ya que a su colorido y dinamismo se suma el seguir bien el carácter reiterativo de esta partitura minimalista, aunque no sólo, que el público y la crítica recibieron con alabanzas por su adecuación al tema ‘contemporáneo’ (¿) y su inteligibilidad. La labor de Briger ha sido notable, quizás algo fuerte en volumen, pero orquesta y coro (preparado por Stéphen Betteridge) sonaron estupendos. Todos los intérpretes destacaron por su entrega y entusiasmo, y si el resultado vocal no fue tan feliz en el tirante Chou de Kyung Chun Kin, o si a Alfred Kim le pasó factura la escritura ‘para Heldentenor’ (Adams dixit) de Mao en el primer acto, este último sobre todo realizó una notable labor, como sus tres eficacísimas y ajustadísimas secretarias (Leleu, Serman, de Pont Davies). El Nixon de Pomponi tuvo que ejecutar difíciles pasajes vocales y escalar una impresionante estatua de Mao al final de la ópera (impresionante) y lo hizo sin que se advirtieran esfuerzos. Que dos consagradas ya veteranas, pero aún en posesión de la casi totalidad de sus facultades, como Anderson (Pat Nixon) y Jo (Sra.Mao), se animen con sus respectivas partes fuerza la admiración por los resultados y su inquietud artística, al tiempo que documenta que el título va adquiriendo adeptos entre intérpretes consagrados o encaminados a una excelente carrera. Por último, el farsesco Kissinger (como parecen quererlo libreto y música, que deliberadamente no insisten en los aspectos más siniestros de todos los protagonistas) de Sidhom redondeó en todos los sentidos el espectáculo.

 

Jorge Binaghi

essay writing servicepay for essaybuy custom essays