Audioclasica

29.III.2012. Amor a la tierra

Amor a la tierra. Teatro Campoamor. 29-III-2012. Jesús Guridi: El Caserío.   Oviedo. XIX Festival de Teatro Lírico Español. Teatro Campoamor. 29.III.2012.   Jesús Guridi: El Caserío.    ATXALANDABASO, NEBOT, FRANCO. OFIL. CAPILLA POLIFÓNICA C.O. MARZIO CONTI, DIRECCIÓN MUSICAL.      Aforo: 1.440 Asistencia: 98%   La querencia a la tierra y sus tradiciones es lo que tiene. Cuando el equipo vasco comandado en la dirección de escena por Pablo Viar, presenta una nueva versión de El Caserío de Jesús Guridi, se puede notar el cariño y el cuidado por la obra, el mimo con el que cada detalle es pensado y trabajado…

Amor a la tierra. Teatro Campoamor. 29-III-2012. Jesús Guridi: El Caserío.

 


Oviedo. XIX Festival de Teatro Lírico Español. Teatro Campoamor.

29.III.2012.

 

Jesús Guridi: El Caserío.

  

ATXALANDABASO, NEBOT, FRANCO. OFIL. CAPILLA POLIFÓNICA C.O. MARZIO CONTI, DIRECCIÓN MUSICAL.

  

 

Aforo: 1.440 Asistencia: 98%

 

La querencia a la tierra y sus tradiciones es lo que tiene. Cuando el equipo vasco comandado en la dirección de escena por Pablo Viar, presenta una nueva versión de El Caserío de Jesús Guridi, se puede notar el cariño y el cuidado por la obra, el mimo con el que cada detalle es pensado y trabajado hasta el extremo, las ganas de agradar presentando con orgullo lo propio. El resultado es un espectáculo de una plasticidad apabullante, donde la escenografía de Daniel Bianco –moviéndose entre la fachada del Caserío y el frontón de Arrigorri usado a modo de foro– y la iluminación de Juan Gómez Cornejo tienen una importancia capital.

Musicalmente supuso una sorpresa la visión del maestro italiano Marzio Conti. Externa, nueva y para nada errónea, modificando algunos tempi de manera acertada (el ejemplo más claro sería la solemnidad que otorga a la procesión un ritmo más pausado del tradicional). En el reparto destacó la presencia y la voz del tenor Mikeldi Atxalandabaso, Premio Lírico Teatro Campoamor 2012 a mejor cantante de zarzuela, de un gusto musical exquisito y profunda emoción, sobre todo en su romanza “Yo no sé qué veo en Ana Mari”. En la réplica, Javier Franco como el poderoso Tío Santi, con una voz grave de imponente fuerza que le hace adaptarse perfectamente a roles mucho más mayores de lo que en realidad le corresponderían por edad. Ana Nebot, limitada en el apartado actoral, aportó candidez y dulzura a Ana Mari, algo lastrada por inoportunas dificultades de garganta en su romanza “En la cumbre del monte”. La Capilla Polifónica desarrolló un doble papel, como figuración y como cantantes, demostrando solvencia y adaptabilidad a todas las situaciones requeridas por las direcciones, tanto de escena como musical.

 

Alejandro G. Villalibre

 

 

Pie de foto: Frontón de Arrigorri en el dúo Ana Mari-Santi.

Crédito: carlospictures