Audioclasica

IRÍZAR

LAMENTACIONES, MOTETES Y TONOS PARA MISERERE Nova Lux Ensemble. Josep Cabré, director ACCP02 DDD CD 60:12 2011 Sonido: ** / Valoración: *** Distribuidor: Diverdi   Siguiendo la estela de discos anteriores como los centrados en Urbán de Vargas y Miguel Navarro, en esta ocasión el Nova Lux Ensemble vuelve a hacer patria con un compacto dedicado a la música del compositor navarro Miguel de Irízar (1635-1684).  El siglo XVII fue un momento de expansión de la polifonía policoral, algo que escenifica la ingente cantidad de música para dos o más coros aún inédita presente en los archivos catedralicios españoles. Y…

A IrizarLAMENTACIONES, MOTETES Y TONOS PARA MISERERE

Nova Lux Ensemble. Josep Cabré, director

ACCP02 DDD CD 60:12 2011

Sonido: ** / Valoración: ***

Distribuidor: Diverdi

 

Siguiendo la estela de discos anteriores como los centrados en Urbán de Vargas y Miguel Navarro, en esta ocasión el Nova Lux Ensemble vuelve a hacer patria con un compacto dedicado a la música del compositor navarro Miguel de Irízar (1635-1684). 

El siglo XVII fue un momento de expansión de la polifonía policoral, algo que escenifica la ingente cantidad de música para dos o más coros aún inédita presente en los archivos catedralicios españoles. Y aunque Miguel de Irízar no sea tan conocido como Juan Bautista Comes, Sebastián Durón o Juan del Vado, esta es ya la segunda ocasión en la que se le dedica un disco monográfico tras la publicación en 2005 del CD “Ecos y afectos” a cargo de la Capilla Jerónimo de Carrión dirigido por Alicia Lázaro. Si aquel contaba con una misa a seis voces como espina dorsal, el plato fuerte de este disco lo constituyen las dos Lamentaciones para el jueves y viernes, a 7 y 8 voces respectivamente y el Miserere a 7 voces, aparte de una serie de tonos a solo, dúo o cuatro voces. Aunque no vamos a encontrar aquí un Schütz o un Mateo Romero, es interesante observar que persisten intentos solventes de recuperar un patrimonio casi abandonado a su suerte (poca de la pasión que tienen los grupos extranjeros por la música española del Renacimiento repercute también en la inmediatamente posterior) de músicos como Miguel de Irízar. Domina en general un sentido sobrio en las composiciones, algo menos austero en las dos Lamentaciones mencionadas que permiten algunas pequeñas licencias más efectistas como el penúltimo verso de la Lamentación a 8. Pervive en esta música una fuerte corriente conservadora y rara vez el estilo escapa del estilo de principios del XVII español. La interpretación es generalmente correcta, con un bajo continuo discreto acorde con el estilo. Chirrían en ocasiones las sopranos con un timbre excesivamente lírico y forzado en los agudos.

 

Jorge Martín Valle