Audioclasica

01.II.2013. Bailando cuesta abajo

  Temporada OCRTVE.   01-II-2013   ORQUESTA Y CORO DE RADIO TELEVISIÓN ESPAÑOLA. AZIZ SHOKHAKIMOV, director. Prokofiev: Sinfonía Clásica, op. 25 Jose Luis Turina: Dos danzas sinfónicas Bartok: Canciones campesinas húngaras Beethoven: Sinfonía No. 4 en Si bemol, op. 60 Aforo: 1.600 Asistencia: 90%   Del lejano oriente nos llegó en esta ocasión el director invitado, un joven maestro que a sus 24 años parece haberse ido labrando un camino meritorio, habiendo ya obtenido el segundo premio en el Concurso de Dirección Gustav Mahler; y ostentando, desde los 18, el puesto de Director titular de la Orquesta Sinfónica de Uzbequistán,…

 

Temporada OCRTVE.

 

01-II-2013

 

ORQUESTA Y CORO DE RADIO TELEVISIÓN ESPAÑOLA. AZIZ SHOKHAKIMOV, director.

Prokofiev: Sinfonía Clásica, op. 25

Jose Luis Turina: Dos danzas sinfónicas

Bartok: Canciones campesinas húngaras

Beethoven: Sinfonía No. 4 en Si bemol, op. 60

Aforo: 1.600 Asistencia: 90%

 

Del lejano oriente nos llegó en esta ocasión el director invitado, un joven maestro que a sus 24 años parece haberse ido labrando un camino meritorio, habiendo ya obtenido el segundo premio en el Concurso de Dirección Gustav Mahler; y ostentando, desde los 18, el puesto de Director titular de la Orquesta Sinfónica de Uzbequistán, país del que es oriundo. Y lo hizo para ponerse al frente de una formación atenta, a cuyos recursos hay que atribuir las mayores muestras de criterio y musicalidad que pudieron ofrecerse en este caso.

Ya desde el inicio de la Sinfonía de Prokofiev se prefiguraron los acontecimientos generales del concierto; el director, exagerado de gestos y de movimientos, organizó su interpretación desde el enfoque rítmico, danzante si se quiere, mostrando un entusiasmo desequilibrado por la expresión y la amplitud, y descuidando aspectos como la precisión, el balance, la transparencia y la ductilidad, tan necesarios, por cierto, en una obra que presenta similitudes con el lenguaje musical de Haydn, y en la que los elementos de contraste, por tanto, resultan obligados. Y esto sólo en cuanto a la primera parte, además de las Danzas Sinfónicas de José Luis Turina –acogidas por el público con su habitual frialdad por nuestra música-, y de las Canciones Campesinas de Bartok, asimismo un tanto simples en su enfoque dinámico.

Pocas sorpresas deparó, dado este desarrollo, la segunda parte con la interpretación de la Sinfonía de Beethoven. En efecto, una ejecución atropellada y sin orden, extraordinariamente plana en matices, guiada por gestos equívocos, de la que cabe destacar, y con justicia, los esfuerzos de una orquesta que supo conducirse hasta el final, evitando con ello un descalabro mayor.

Con todo, aún descolló algún “bravo” solitario a la conclusión del concierto…

Jorge Baeza Stanicic

Crédito: Josep Molina
Pie de Página: El compositor Jose Luis Turina, cuyas Danzas Sinfónicas fueron interpretadas por la ORTVE