Audioclasica

05.II.2014. ¿Opereta o musical?

    NUEVA YORK. METROPOLITAN OPERA HOUSE. 05-II-2014 SUSANNA PHILLIPS, JANE ARCHIBALD, CHRISTOPHER MALTMAN, MICHAEL FABIANO, PAULO SZOT, PATRICK CARFIZZI, ANTHONY ROTH COSTANZO. ORQUESTA Y CORO DEL METROPOLITAN OPERA HOUSE. JEREMY SANS, director de escena. PAUL NADLER, director musical   Johann Strauss Jr.: Die Fledermaus   Aforo: 3.995 Asistencia: 80%   Fue la función con menor asistencia, y pese a las carcajadas y los aplausos desbordantes al final, la que menos éxito pareció tener. La reescritura de la letra de la parte musical por el director de escena Sams fue buena (si es que tiene sentido escuchar en inglés esta…


 

 

NUEVA YORK. METROPOLITAN OPERA HOUSE.

05-II-2014

SUSANNA PHILLIPS, JANE ARCHIBALD, CHRISTOPHER MALTMAN, MICHAEL FABIANO, PAULO SZOT, PATRICK CARFIZZI, ANTHONY ROTH COSTANZO. ORQUESTA Y CORO DEL METROPOLITAN OPERA HOUSE. JEREMY SANS, director de escena. PAUL NADLER, director musical

 

Johann Strauss Jr.: Die Fledermaus

 

Aforo: 3.995 Asistencia: 80%

 

Fue la función con menor asistencia, y pese a las carcajadas y los aplausos desbordantes al final, la que menos éxito pareció tener. La reescritura de la letra de la parte musical por el director de escena Sams fue buena (si es que tiene sentido escuchar en inglés esta partitura, pero aquí, desde hace un tiempo, se ha convertido en costumbre), pero los nuevos diálogos de Douglas Carter Beane fueron una mezcla de lugares comunes del musical más rancio (incluidas algunas referencias poco políticamente correctas a los franceses, sorprendentes en un país donde todo se analiza desde todos los ángulos a ver si se ofende a alguien): el público pareció muy satisfecho, todo hay que decirlo, tanto que una de las mayores ovaciones fue para el actor Danny Burstein en el rol hablado del carcelero (cuyo nombre siguió siendo el mismo) que con él se presentaba en el Met. Pero situar la acción en la noche de fin de año de 1899 tendría sentido si lo que se ve y se oye tuviera un perfume del mundo tan difícil y perdido de la opereta vienesa. Y no. Desde la conducción de Paul Nadler (sustituyendo al enfermo Adam Fischer), más bien rutinaria y ligeramente apática, a los principales papeles, poco hubo de interesante. La de Phillips es una voz importante, pero su agudo parece tener problemas (los eludió o los forzó) y se mostró un tanto exagerada en la actuación. Szot contaba con ventaja por haber actuado ya en Broadway y se paseó sin problemas de ningún tipo por su Falke. Maltman es siempre un excelente barítono, pero aquí pareció poco convencido por su Eisenstein. Archibald es una voz pequeña y segura, de color neutro, de típica soubrette, y su Adele en eso quedó. Fabiano es una voz y una presencia notables, pero su Alfred es un tenor un tanto pesado y presuntuoso y mucho no se pudo saber de sus posibilidades escénicas. Orlovski fue escrito por su autor para una mezzo en travesti. No es la primera vez que se le da –ignoro por qué motivos- la parte a un contratenor, pero como siempre el resultado es insatisfactorio, y si se tiene el timbre de Roth Costanzo –en particular en el agudo- más aún. Algunos de los mejores momentos vocales vinieron de Carfizzi en Frank, y uno no suele pensar en un primer o segundo momento en este personaje al considerar el reparto de esta gema de tan difícil y evanescente género.

Jorge Binaghi

Crédito: Ken Howard/Metropolitan opera

Pie de foto: Christopher Maltman, Susanna Phillips y Jane Archibald.