Audioclasica

14.VI.2014. Première. Café Concierto en Venecia

  Teatro Groggia di Venezia 14-VI-2014 PREMIÈRE: TEATRO APERITIVO ELISA MARZORATI, piano. Obras de Sibelius, Saint-Saëns, Wolf-Ferrari, Adam, Offenbach, Sarasate, Rachmaninoff, Bizet, Dvořák, Berlioz, Elgar, Respighi, Hahn, Albéniz y Gade Aforo: 70 Asistencia: 100%     La pianista italosuiza Elisa Marzorati recreó el pasado mes de junio en Venecia un espectáculo de música, danza y teatro al modo de los café conciertos tan de moda en el siglo XIX y principios del XX. Está revisión del Café-concert decimonónico lo ha emprendido la propia pianista con el repertorio de su abuelo Virgilio Marzorati, violinista y director de una agrupación instrumental que…

 

Teatro Groggia di Venezia

14-VI-2014

PREMIÈRE: TEATRO APERITIVO

ELISA MARZORATI, piano.

Obras de Sibelius, Saint-Saëns, Wolf-Ferrari, Adam, Offenbach, Sarasate, Rachmaninoff, Bizet, Dvořák, Berlioz, Elgar, Respighi, Hahn, Albéniz y Gade

Aforo: 70 Asistencia: 100%

 

 

La pianista italosuiza Elisa Marzorati recreó el pasado mes de junio en Venecia un espectáculo de música, danza y teatro al modo de los café conciertos tan de moda en el siglo XIX y principios del XX. Está revisión del Café-concert decimonónico lo ha emprendido la propia pianista con el repertorio de su abuelo Virgilio Marzorati, violinista y director de una agrupación instrumental que desde 1932, y durante casi 40 años, recopiló, adaptó e interpretó un impresionante catálogo de piezas famosas y populares para los salones de las Terme di Recoaro (en la región del Veneto).

Obras de Sibelius, Saint-Saëns, Wolf-Ferrari, Adam, Offenbach, Sarasate, Rachmaninoff, Bizet, Dvořák, Berlioz, Elgar, Respighi, Hahn, Albéniz y Gade fueron protagonistas de la noche: las arias operísticas fueron interpretadas por una mezzosoprano y el resto de piezas fueron acompañadas en perfecta consonancia con intervenciones creadas ad hoc para dos bailarines y dos mimos.

Además del propio espectáculo en sí, se generó una gran expectación ya que esta primera representación se ha financiado a través de una página web en una campaña de “micromecenazgo”, ultimamente denominado crowdfunding. El objetivo de esta acción era la puesta en marcha de los ensayos, escenografía y estructura del Première Teatro Aperitivo, así como del estreno público y la grabación de un DVD que hará las veces de currículum vítae para conseguir la financiación necesaria para su continuidad.

Première, título definitivo de esta primera selección e interpretación de piezas musicales y escénicas, significa cierto es, la primera representación, pero a su vez evoca el ambiente parisino, elegido para esta ocasión, a través de una historia retratada en las intervenciones de los mimos y los bailarines, y de la atmósfera musical.

Al día siguiente del estreno nos cuenta la propia Elisa Marzorati el significado y origen de esta nueva aventura musical y empresarial: “El subtítulo de Teatro Aperitivo me sirve para ubicar el espacio físico y emocional”. Y continúa: “El Café Teatro, Café-Concert o Café-Chantant surgió en París en el siglo XVIII y pronto se extendió por la Europa decimonónica, eso sí, con las peculiaridades de cada país. En los bistrós o cafés se acogía a un público variado, bullicioso, que disfrutaba de comida y bebida mientras varios artistas realizaban representaciones teatrales, arreglos de composiciones famosas, cuadros vivientes, arias de ópera, canciones populares, malabares, acrobacias, ballets. Muchos pintores, especialmente los impresionistas, quisieron y supieron representar la atmósfera de esos lugares, de ese momento. Era la forma de entretenimiento de una sociedad burguesa e incipientemente consumista. Esta forma de entender y disfrutar el ocio desaparecería rápidamente con la llegada de las nuevas tecnologías como el fonógrafo, la radio y el cine”.

Elisa Marzorati, pianista heterodoxa y ecléctica, arreglista eventual y espíritu generador de este espectáculo (de ella es el “copione”-el guión de esta Première) tuvo varias fuentes de inspiración para este proyecto. Primero la propia ciudad, su ciudad: “Venecia siempre ha sido un lugar de inspiración para muchos artistas, así como magnífico escenario para cualquier tipo de arte escenográfico”. Por otro lado fueron los pintores impresionistas franceses que ayudaron a conformar la estética y la ambientación. Finalmente, la herencia del archivo musical heredado de su abuelo Virgilio Marzorati, que fue el estímulo definitivo.

De él y de sus adaptaciones musicales, que conservó a lo largo de cuatro décadas, Elisa tomó la idea del Café-teatro: “No he podido aún contabilizar las horas de música conservadas en este archivo. Podría decir 300 horas, por dar una cifra al azar, de obras adaptadas por mi abuelo para su Orchestra delle Fonti Centrali. Hay música arreglada para diversas formaciones instrumentales y así cubrir las necesidades de cada momento o de cada lugar. El archivo estaba ya perfectamente ordenado por mi abuelo, con las obras colocadas por orden alfabético de autor y a su vez por formación instrumental: solista, cuartetos, quintetos, orquesta,…”

En definitiva, hay suficientes partituras para encontrar “obras y autores que ofrezcan no sólo un aire francés, sino español, italiano, japonés… y mucho más, ya que el proyecto Teatro Aperitivo no es repetir infinitamente un programa de este estilo”. Y precisamente por esto la idea de la Première va más allá: “No tiene por qué ser una relación especial con un “país”. Pueden ser conciertos temáticos: sobre el baile, sobre el amor, etc. Elegir un tema y desarrollarlo con la música que tenga más sentido. Y que cada artista colaborador encontrará una forma de expresar ese sentimiento o ese tema”.

Elisa Marzorati busca poder establecer de forma permanente este concepto de función: “Para encontrar el sabor francés no hace falta recurrir exclusivamente a compositores franceses. Hay rusos, italianos, españoles… pero todos ellos, con las piezas seleccionadas, dan ese aire francés. Por ejemplo, el Saluto de amore de Edward Elgar puede extraerse del Teatro Aperitivo e incorporarlo a una representación relacionada con el amor, por poner un ejemplo. Para mi abuelo este repertorio no existía de forma conceptual. Tenía piezas que funcionaban, que gustaban, que estaban de moda, y él sabía que tenían qué tocar para entretener. Su lógica era una lógica musical. Algo que funcionara. Yo con esta función de danza, mimo y canción busco darle una vuelta de tuerca a aquellos conciertos. Tengo la libertad para aportar nuevas ideas, las mías, y que además los actores, los bailarines, los cantantes, aporten sus sensibilidades”

En el Teatro Groggia di Venezia el ambiente era festivo pero expectante. Se notaban ciertos nervios hacia una experiencia que ninguno de los presentes sabía a ciencia cierta de qué se trataba. Allí estaban amigos y familiar, todos mecenas o mejor dicho “micromecenas”, para asistir a esta representación.

El teatro escogido ofrecía la intimidad y deseada. Había los correspondientes camareros, para completar el entorno de un café parisino, que repartieron unos aperitivos y bebidas. Elemento de guión repetido hacia la mitad del espectáculo.

Dieciocho piezas formaron parte de esta Première en la que se fueron alternando las intervenciones puramente instrumentales, las piezas acompañadas por los bailarines, solos o en pareja (Marta Zollet y Gianmaria Bissaco, si hubiera que poner un “pero”, quizá serían sus intervenciones), las actuaciones de los mimos (estupendos Susi Danesin y Gaetano Ruocco Guadagno) y las arias para mezzosoprano (la muy expresiva Silvia Regazzo). Ello dinamizó la representación superando así el profundo silencio que acompañó gran parte del espectáculo.

El concierto empezó con la versión del Valse triste, de Jean Sibelius, que sirvió para dar entrada a los mimos con la Danse macabre de C. Saint Saëns. Resaltar que el público reaccionó de forma entusiasta a todas las intervenciones de los mimos, que estuvieron muy inspirados a la hora de reflejar historias, algunas tomadas directamente de la literatura decimonónica, como La pequeña cerillera de Hans Christian Andersen o del cine mudo.

Del quinteto formado por la propia Elisa Marzorati al piano, a los violines Stefano Zanchetta y Margherita Busetto, Giuseppe Barutti al violonchelo y Matteo Liuzzi al contrabajo podemos decir que su compenetración fue perfecta. Las versiones de las piezas interpretadas para este tipo de conjunto instrumental le confieren gran frescura, mucha flexibilidad en la ejecución. Lo que permite una adecuación ideal entre los instrumentistas y los bailarines y mimos. Quizá hubiera aportado mayor espontaneidad a las intervenciones si los músicos no hubieran estado prácticamente de espaldas al escenario.

Hubo momentos de diversión aportados por los mimos como con las piezas Romanza andaluza de Pablo Sarasate y la Humoresque de Antonín Dvořák. Otros de gran belleza en las interpretaciones de los bailarines: Gianmaria Bissaco en Serenade de Sergei Rachmaninoff o Marta Zolleten la Berceuse de Ottorino Respighi. Y piezas de gran intensidad emocional con la mezzosoprano Silvia Regazzo en la Villanelle de Hector Berlioz y la canción de Reynaldo Hahn L’heure exquise.

Muy atractivas las piezas de aire español, profundizando de esta manera en la evocación de la belle époque parisina y esa búsqueda de sonidos exóticos, de canciones de sabor populista aunque no genuinamente folclóricas: los dos fragmentos de la ópera Carmen, de Georges Bizet, la Romanza andaluza de Pablo Sarasate, ambosinterpretados de forma brillante; e igualmente el Tango de Albéniz y la propina, otra vez Bizet y Carmen, con la Habanera. Un éxito de público, que salió visiblemte emocionado y feliz.

Elisa Marzorati elaboró un guión perfecto para homenajear y revitalizar el trabajo de Virgilio Marzorati y así iniciar una nueva andadura de este repertorio en el siglo XXI.

En definitiva, un espectáculo emotivo, intenso y muy interesante, que nos transportó musicalmente de Venecia a París y dejó en los asistentes la confianza de asistir a la continuidad de este viaje musical.

Crédito: http://www.teatroaperitivo.com

Raúl Luis García

essay writing servicepay for essaybuy custom essays