Audioclasica

29.X.2014. Una Sevilla blanca

  Staatsoper im Schiller Theater, Berlín 29-X-2014 Staatskapelle Berlin. Domingo Hindoyan, director   Rossini: El Barbero de Sevilla Aforo: 958 Asistencia: 95%     Fría noche en Berlín para la representación de Il Barbiere di Siviglia en el Schiller Theater (la sede de la Staatsoper en Unter den Linden está en obras) y no sólo por el clima: blanco era el programa de mano (con imágenes de grabados de los personajes de la Commedia dell’arte), blancos la mayoría de los trajes y más blanco el escenario: suelo, fondo y cortinas. Éstas últimas hicieron las veces de habitaciones y edificios en…

 

Staatsoper im Schiller Theater, Berlín

29-X-2014

Staatskapelle Berlin. Domingo Hindoyan, director

 

Rossini: El Barbero de Sevilla

Aforo: 958 Asistencia: 95%

 

 

Fría noche en Berlín para la representación de Il Barbiere di Siviglia en el Schiller Theater (la sede de la Staatsoper en Unter den Linden está en obras) y no sólo por el clima: blanco era el programa de mano (con imágenes de grabados de los personajes de la Commedia dell’arte), blancos la mayoría de los trajes y más blanco el escenario: suelo, fondo y cortinas. Éstas últimas hicieron las veces de habitaciones y edificios en una hábil utilización de los dibujos que sobre ellas figuraba y las correspondientes distribuciones según la escena que se tratara.

La hermosa y sencillísima escenografía acompañó un cuidado vestuario de época y una dinámica entrada y salida de los personajes.

A pesar de ser una sesión familiar (los menores de 18 años pagan 10 euros), no eran muchos los niños o adolescentes que asistieron a esta representación divertida y ligera de la gran ópera bufa de Rossini: los cantantes destacaron por su interpretación y convicción en los papeles.

En cuanto a las voces, la entrega y voluntad por parte de todos fue intensa: las arias y dúos funcionaron muy bien, pero no tanto los números corales, confusos en el aspecto vocal y orquestal que ocultaba en gran parte las voces. Lo mismo que sucedió en diversos momentos de la representación: la orquesta impidiendo oir a la voz solista o al dúo en escena, aspecto que deslució el esfuerzo vocal de todos los cantantes.

El debut del tenor Michele Angelini (Figaro) con la Staaskapelle Berlin fue correcto, con una buena dicción y pronunciación. Raquel Frenkel (Rosina) y Jan Martiník (Don Basilio) fueron los más aplaudidos. Ambos con muy buena voz y muy expresivos en sus interpretaciones. Destacaremos por último a Adriane Queiroz (Berta) con voz ágil y muchos matices.

La orquesta, con un conjunto instrumental mayor que la escrita por Rossini, sonó perfecta durante toda la representación. La labor del venezolano Domingo Hindoyan al frente fue en exceso pulcra, si se puede expresar así: en los momentos más intensos o juguetones, con una lectura capaz de sacar los matices tímbricos aunque no la intensidad y el lirismo deseados.

El Schiller Theater ofrece una muy buena acústica para las voces, no tanto para los instrumentos, además de una decoración de los años cincuenta del siglo pasado que le dan un encanto especial.

Raúl Luis García

Crédito: Monika Rittershaus