Audioclasica

06.V.2015. Argerich & friends

ss   Palau de la Música Catalana. Ibercamera. Temporada 2014-2015 06-V-2015 ORQUESTRA DA CAMERA. MARTHA ARGERICH, piano. MIREIA FARRÉS, trompeta. ALEXANDER JANICZEK, violín y director. Obras de J. S. Bach, D. Shostakovich y L. van Beethoven Aforo: 2.000   Asistencia: 90%     De nuevo, la visita de Martha Argerich se convertía en principal reclamo para el numeroso público de Ibercamera, con el aditamento de su colaboración con jóvenes intérpretes locales (Mireia Farrés) y la nueva presentación de la Orquestra Da Camera, formada en 2013 con mimbres escogidos de formaciones de cámara catalanas, lo que quedó de manifiesto en la…

ss

 

Palau de la Música Catalana. Ibercamera. Temporada 2014-2015

06-V-2015

ORQUESTRA DA CAMERA. MARTHA ARGERICH, piano. MIREIA FARRÉS, trompeta. ALEXANDER JANICZEK, violín y director.


Obras de J. S. Bach, D. Shostakovich y L. van Beethoven


Aforo: 2.000   Asistencia: 90%

 

 

De nuevo, la visita de Martha Argerich se convertía en principal reclamo para el numeroso público de Ibercamera, con el aditamento de su colaboración con jóvenes intérpretes locales (Mireia Farrés) y la nueva presentación de la Orquestra Da Camera, formada en 2013 con mimbres escogidos de formaciones de cámara catalanas, lo que quedó de manifiesto en la solvente versión de la Cuarta sinfonía beethoveniana, plena de ingenio e intención, especialmente en los movimientos rápidos, que cerró la velada.

Todos ellos, bajo la dirección de Alexander Janiczek, quien también ejerció como solista en el Concierto para violín y orquesta en La menor BWV 1041, de J. S. Bach: un Bach ortodoxo, casi ayuno de ornamentación –salvo en el segundo movimiento– y de tempi y diseños dinámicos correctos, al que cabría reprochar el fraseo irregular del “Allegro” inicial o la parquedad expresiva del “Adagio”, máculas resueltas con suficiencia en el bien articulado “Allegro assai” conclusivo.

La buena acogida del público se prolongó en la recepción entusiasta –con bis incluido de su cuarto movimiento– del Concierto para piano, trompeta y orquesta de cuerda op. 35, de Shostakovich. Es en él donde se alzó el toque impetuoso y enérgico, en feliz combinación con la ligereza y la hondura (“Lento”), de Argerich, vehículo de gozoso sarcasmo y adecuadamente dura en el acento en un cuarto movimiento de antología, tanto por su propia intervención como por la respuesta mucho más comprometida de la orquesta en las continuas fluctuaciones rítmicas y por la intervención impecable de Farrés en su breve papel co-solista en este mismo “Allegro con brio”.

Germán Gan Quesada
Crédito: © Adriano Heitman