Audioclasica

17.II.2016. ¿Verismo en concierto?

1_Bruselas_02-17-2016

TEMPORADA OPERA. TEATRO DE LA MONNAIE (PALAIS DES BEAUX ARTS) 17-II-2016 LIANNA HAROUTOUNIAN, LEONARDO CAIMI, DANIELA BARCELLONA, ROBERTO FRONTALI, CARLO CIGNI, RAÚL GIMÉNEZ. CORO Y ORQUESTA DEL TEATRO. EVELINO PIDÒ: director musical Cilea: Adriana Lecouvreur Aforo: 2.100 Asistencia: 80%       Como siempre que hay una versión en concierto de una ópera en la temporada de La Monnaie, y más en la presente con el teatro cerrado por reformas, sus fuerzas se trasladan al Palais des Beaux Arts, de mayor capacidad. En este caso hubo dos funciones del título reseñado, una rareza aquí (recordemos que una vez Mortier atacó…

Cilea: Adriana Lecouvreur

Cilea: Adriana Lecouvreur

TEMPORADA OPERA. TEATRO DE LA MONNAIE (PALAIS DES BEAUX ARTS)

17-II-2016

LIANNA HAROUTOUNIAN, LEONARDO CAIMI, DANIELA BARCELLONA, ROBERTO FRONTALI, CARLO CIGNI, RAÚL GIMÉNEZ. CORO Y ORQUESTA DEL TEATRO.

EVELINO PIDÒ: director musical

Cilea: Adriana Lecouvreur

Aforo: 2.100 Asistencia: 80%

 

 

 

Como siempre que hay una versión en concierto de una ópera en la temporada de La Monnaie, y más en la presente con el teatro cerrado por reformas, sus fuerzas se trasladan al Palais des Beaux Arts, de mayor capacidad. En este caso hubo dos funciones del título reseñado, una rareza aquí (recordemos que una vez Mortier atacó por radio a la Ópera de París por haber repuesto concretamente este título, caduco según su discutible punto de vista). Y hubo bastante suerte en la ejecución y el público salió satisfecho. Si bien el coro no tiene mucho que hacer, lo hizo muy bien (preparado por Martino Faggiani). El puntal de referencia fue la labor de la orquesta y también la de Pidò, más habitualmente relacionado con el ‘belcanto’, pero capaz de todas las inflexiones y matices que requiere esta obra y controlando la dinámica sin caer en concesiones ni efectismos inútiles (tal vez los compases finales del tercer acto no hayan sido lo mejor, pero se trata sólo de un momento). Los cuatro comprimarios fueron muy buenos y merecen citarse: Maria Celeng, Maria Fiselier, Carlos Cardoso y Alessandro Spina. De los dos personajes ‘característicos’, si bien Cigni (el Príncipe) realizó una correcta labor, sobresalió Giménez en un Abate descomunal por todo concepto (si era en concierto, no por eso los artistas, con mayor o menor fortuna, dejaron de actuar). De los tres principales la más completa fue la Princesa de Barcellona, que también parece alejarse del belcanto con buenos resultados. Frontali cantó muy bien su fiel Michonnet, pero subrayó demasiado enfáticamente los momentos ‘dramáticos’ de su personaje. Caimi, que no era el tenor anunciado para Maurizio, tiene una voz de tenor apreciable (aunque el timbre no tenga siempre el necesario ‘squillo’), un fraseo interesante en particular por la atención a la media voz. Esto último no es el caso de Haroutonian, y es lástima, porque el material es de primer orden, pero aquí prevaleció el canto ‘sfogato’, viniera o no a cuenta. Por otro lado, la protagonista, una gran trágica de la historia teatral de Francia, tiene que recitar y decir muchas frases importantes, y en esto la soprano ha seguido sin ninguna personalidad exageraciones de muy antiguo cuño (aunque el público le premió un ‘Poveri fiori’ muy poco sutil).

Jorge Binaghi

Crédito: © Andrew Moore/ Gallery Stock