Audioclasica

Entrevista a Pilar Tomás

cuadrada_grande

Directora de la Semana de Música Religiosa de Cuenca Escrito por: Raúl Jiménez Fecha de publicación: Marzo de 2016       La Semana de Música Religiosa de Cuenca (SMRC) aborda su 55 edición. A pesar de la ominipresente crisis y la drástica reducción de presupuestos, la programación logra mantener, un año más, su alto nivel artístico y su coherencia. Los 16 conciertos que del 19 al 27 de marzo convertirán a la capital manchega en el centro de atención internacional de la cultura musical, convocan a intérpretes de la talla del Ensemble Musikfabrik, Maria Jonas, La Grande Chapelle, Vocalconsort Berlin, Les Arts Florissants, el Leizpig Quartet o La Galanía. La…

cuadrada_grande

Pilar Tomás

Directora de la Semana de Música Religiosa de Cuenca

Escrito por: Raúl Jiménez
Fecha de publicación: Marzo de 2016

 

 

 

La Semana de Música Religiosa de Cuenca (SMRC) aborda su 55 edición. A pesar de la ominipresente crisis y la drástica reducción de presupuestos, la programación logra mantener, un año más, su alto nivel artístico y su coherencia. Los 16 conciertos que del 19 al 27 de marzo convertirán a la capital manchega en el centro de atención internacional de la cultura musical, convocan a intérpretes de la talla del Ensemble MusikfabrikMaria JonasLa Grande ChapelleVocalconsort BerlinLes Arts Florissants, el Leizpig Quartet o La Galanía. La música antigua, la de estreno, producciones propia y encargos, así como un buen número de actividades paralelas como conferencias o cursos de formación, alternarán en una intensa Semana Santa. Durante las horas previas al pistoletazo de salida que inaugura el festival, tuvimos la oportunidad de charlar con su directora, Pilar Tomás.

Apostando por la cultura, a pesar de los elementos

Raúl Jiménez. Antes de nada, desearía empezar poniendo sobre la mesa una afirmación para que usted me la confirme, o la desmienta: La Semana de Música Religiosa de Cuenca es un festival, digámoslo así, singular.
Pilar Tomás. No lo sé, lo veo como un festival, sencillamente ¿Se refiere a la temática?

R.J. Lo digo por el hecho de que se celebra en Cuenca, que es una ciudad singular, asombrosa y Patrimonio de la Humanidad, pero más que nada por su carácter, por su ambiente y por su público.
P. T. Sí, evidentemente. La ambientación,  la escenografía que te ofrece la ciudad ya es de por sí algo peculiar.

R. J. Pero hay algo más; en Cuenca nos alejamos de ese concepto de festival popular para acercarnos a algo que va dirigido a un público “iniciado”, algo que recuerda lo que era la institución de la Academia en el s. XVIII
P. T.  No lo creo, o no al menos en su totalidad. Sí que hay programación que podríamos calificar como popular, pero el hecho de hacer que algo se convierta en popular es hacerlo popular. El miedo a la sabiduría o al conocimiento haría que fuese impopular absolutamente todo ¿porqué es más conocida una sinfonía u otra de Beethoven? Porqué en un determinado momento se puso más de moda (al marquen de que pueda tener una partitura mejor o peor, por decirlo de alguna manera, ya que estas valoraciones en el Arte pueden ser muy subjetivas). Hay que dar a conocer las cosas para hacerlas populares. Estoy en contra del tópico que afirma que lo que no trasciende es debido a que es de mala calidad, y esto me lo ha dicho gente de elevadísimo nivel cultural.

“Con la crisis, a los programadores se les exige una rentabilidad que resulta absurda, ya que el concepto de rentabilidad en la cultura no tiene sentido a corto plazo”

Veamos un ejemplo como puede ser el de los pianistas españoles del  s.XIX, los cuales existieron y su música goza de gran calidad, hasta el punto de que su obra fue publicada por los editores parisinos. Ahora bien, con el paso del tiempo ha caído en el olvido y hoy en día Francia no considera una prioridad su recuperación. Habría que preguntarse porqué se ha perdido tanta partitura, porqué se ha quedado tanto por el camino. Así, hacer popular una música es un trabajo que lleva tiempo, años. Hoy día el Officium Defuntorum de Tomás Luis de Victoria es muy conocido, y esto no era así en los años sesenta cuando se recuperó. Últimamente, con la crisis, a los programadores se les exige una rentabilidad que resulta absurda, ya que el concepto de rentabilidad en la cultura no tiene sentido a corto plazo.

arts florissants, generale versailles

Les Arts Florissants con William Christie al frente durante un concierto en Versalles. La legendaria formación interpretará la Misa en si menor BWV 232 el 24 de marzo.

R.J. Bueno, cito de nuevo el ejemplo de la Academia: la rentabilidad en términos económicos de un estreno de Haydn, en un contexto como el del palacio de la Condesa-Duquesa de Benavente y ante una reducidísima audiencia es de una gran trascendencia histórica, a pesar de ser un fiasco económico.
P. T. Exáctamente. O pensemos en el encargo de las Siete palabras de Jesucristo en la Cruz; cuando ves el espacio en el que se estrenó, entiendes  que había que hacerlo, había que arriesgarse.

R. J. Esperemos que tomen nota aquellos que se encargan de fijar los presupuestos. Por cierto, tratando el asunto ¿Cómo van los temas financieros?
P. T. Mal. Los presupuestos están al cincuenta por ciento de lo que pudo ser hace unos años y ello nos obliga a hacer malabarismos. Además, han cambiado las leyes de subvenciones, la fiscalidad, el IVA. Sin embargo, los precios de los billetes de avión no han bajado. Con lo cual, el Festival tiene cada vez menos recursos y resulta inhumano –frente a ésta teoría de la popularización del repertorio– el subir el precio de las entradas; si lo aumentas, pierdes público, pero si lo mantienes, al haber subido el IVA, te encuentras en una situación que es como una especie de condena necesaria a la desaparición.

R. J. El precio de las entradas es más que asequible, creo que ello no ofrece discusión.
P.T. Estoy recordando lo que decía Alfonso Aijón, que la gente paga importantes sumas por ir a un concierto de Rock and Roll (y no tengo absolutamente nada contra este género) o por asistir a un partido de fútbol, pero no así por asistir a un montaje que involucra a un gran número de gente y con elevados costes, como podría ser un espectáculo operístico. Entiendo que hay que hacer pedagogía, pero hay que pagar por el precio de las cosas. La labor del promotor es cada vez más difícil.

R. J. ¿Qué representa la SMR para usted, desde el ámbito más personal?
P. T. Son ya varios años de dedicación a esto, con lo que me resulta muy importante, pero siempre he tenido la filosofía de que  nunca te puedes quedar mucho tiempo en un mismo lugar, de que hay que variar. Se puede decir que no tengo apego a la silla y quiero mucho a la SMRC, ya que me ha enseñado muchísimas cosas que no sabía.

Intérpretes del Ensemble Musikfabrik. Crédito: Andre Weirich.

Intérpretes del Ensemble Musikfabrik. Crédito: Andre Weirich.

R. J. Hay un detalle significativo en lo que se refiere a la programación, ya que en esta edición el concierto de clausura no será en la Catedral, sino en Iglesia de la Asunción de Tarancón ¿a qué se debe?
P. T. Desde hace cinco años, pretendo que se celebren conciertos fuera de la ciudad al haber un patrimonio de primer orden. Llevo tres años esperando a que finalicen las obras de restauración del retablo de esta iglesia y ahora se ha presentado la oportunidad, pero había de ser el domingo, ya que el resto de la de los días el templo está ocupado por los pasos de procesión; tenía que ser en ese lugar y en ese momento. Tampoco me gusta fijar las cosas de antemano. Antes, el concierto de clausura se celebraba en Arcas del Villar, pero se ha ido moviendo de emplazamiento. Es un tema de logística.

“Se puede decir que no tengo apego a la silla y quiero mucho a la SMR, ya que me ha enseñado muchísimas cosas que no sabía”

R. J. Analizando la programación, se observa la presencia de intérpretes, sino habituales, que al menos han pasado en ediciones anteriores por el festival, pero también algunos nombres nuevos como Raquel Andueza y la Galanía o Fahmi Alqhai y Accademia del Piacere ¿qué motiva o justifica la programación de unos y otros?
P.T. En el caso de Raquel Andueza, hace mucho tiempo que mantengo contacto con ella y ha sido ahora cuando ha sido posible su participación. Se buscan intérpretes de cara a un repertorio, no intérpretes de por sí (al margen de grandes figuras por las que se pueda tener cierta inclinación, en cuyo caso quedaría a disposición de sus propuestas).

R. J. Este año se puede ver en la programación una obra para la escena como es el caso de “La conquista de Jerusalén” sobre texto de Miguel de Cervantes a cargo de Antiqua Escena, La Danserye y Capella Plorationum. Se echaba de menos la presencia de montajes de este tipo desde que han sido relegados a un segundo plano por la crisis.
P.T.  Bueno, recuerdo haber rescatado algún auto sacramental, pero sí que es cierto que ahora son menos frecuentes. En este caso, hablamos de un trabajo magnífico que es una coproducción de la SMRC y Antiqua Escena y nuestra intención es moverlo, llevarlo de gira como parte de ese deber que tenemos desde la organización de eventos culturales y festivales de recuperar la obra de Cervantes (ya que este año se cumple el aniversario de su muerte).

“Se buscan intérpretes de cara a un repertorio, no intérpretes de por sí”

Es sabido que el autor complutense presta una gran atención a la música, que define con minuciosidad instrumentos y repertorio. En el caso de “La conquista de Jerusalén” está plagada de música incidental, de especificaciones concretas acerca de qué música debe sonar en casi en cada momento. Caso aparte son los cambios de escena en los que se ha hecho una selección musical con más libertad.

Mesa de trabajo correspondiente a la primera lectura de la obra cervantina La conquista de Jerusalén que se estrenará en la 55 SMRC.

Mesa de trabajo correspondiente a la primera lectura de la obra cervantina La conquista de Jerusalén que se estrenará en la 55 SMRC.

R.J. ¿Qué decir de la presencia de la música de estreno y contemporánea en el programa? 
P. T. Personalmente estoy muy contenta con el concierto de Wolfgang Rihm en el que se interpretarán la Vigilia. También hay que destacar Songs of Suffering, Lamentaciones de Jeremías de James Wood que serán presentadas junto a las de Tallis y Lobo, pero todo ello con una lectura muy personal en la que se hará una video-proyección.

R.J. Permítame una pregunta maliciosa, pero que nos puede servir de excusa para desgranar un poco la programación ¿Qué conciertos serían los más destacables?
P. T. Las dos coproducciones que mencionábamos son muy destacables (tanto la de La Conquista de Jerusalén, como la de James Wood). La obra de Wolfgang Rhim, aún sabiendo que es minoritario y que no vas a llenar, también es una cita digna de mencionar. La Misa en si menor de Bach (quien es mi compositor favorito) a cargo de Les Arts Florissants, la interpretación de todas las Sonatas y Partitas  por parte de Christian Tetzlaff es toda una hazaña. Il pianto de María de Ferrandini es una obra que hacía tiempo deseaba traer a Cuenca, el estreno de Breathing de Héctor Parra me hace muchísima ilusión, ya que es una artista enorme. El hecho de ir a los barrios de integración para hacer un concierto (me refiero al que ofrecerá la pianista Andrea Zamora) es algo que no habíamos hecho nunca. Resulta muy difícil elegir entre “un hijo u otro”, se puede decir que cada uno tiene su punto. Lo cierto es que todo tiene una justificación y una coherencia. En la Semana no se plantean conciertos de relleno.