Audioclasica

18.V.2016. El encanto de las cosas pequeñas

1_VALENCIA_05-18-2016

Amores Grup de Percussió CRÉDITOS: http://amoresgrupdepercussio.com Valencia. #38 Festival Ensems. Palau de la Música. Sala Rodrigo MIQUEL AUSINA, toy piano. MARÍA MACIÀ, soprano. CARLOS D. PERALES, electrónica. AMORES GRUP DE PERCUSSIÓ: PAU BALLESTER, ÀNGEL GARCÍA, JESÚS SALVADOR “CHAPI” y CARLES SALVADOR. Obras de Steve Reich, Víctor Trescolí, Carlos D. Perales y Karlheinz Stockhausen Aforo: 423 Asistencia: 80 % Casi a los treinta años de carrera Amores es más que un grupo de percusión. Además de ser un referente, con sus últimas incursiones en la opereta (El mal vino) y en el tecno (Elktradrums) ahonda en su vocación interdisciplinar y rupturista.…

foto Amores Grup de Percussió CRÉDITOS: http://amoresgrupdepercussio.com

Valencia. #38 Festival Ensems. Palau de la Música. Sala Rodrigo

MIQUEL AUSINA, toy piano. MARÍA MACIÀ, soprano. CARLOS D. PERALES, electrónica. AMORES GRUP DE PERCUSSIÓ: PAU BALLESTER, ÀNGEL GARCÍA, JESÚS SALVADOR “CHAPI” y CARLES SALVADOR.

Obras de Steve Reich, Víctor Trescolí, Carlos D. Perales y Karlheinz Stockhausen

Aforo: 423

Asistencia: 80 %


Casi a los treinta años de carrera Amores es más que un grupo de percusión. Además de ser un referente, con sus últimas incursiones en la opereta (El mal vino) y en el tecno (Elktradrums) ahonda en su vocación interdisciplinar y rupturista. En definitiva, agranda aquello que surgió de la compleja simplicidad cagiana. Así lo puso de manifiesto Andrés Valero en Amorexxs, una simpática partitura compuesta para la celebración de su vigésimo cumpleaños con referencias a John Cage y el work in progress de Steve Reich, ambas, marcas indelebles en la forma de ser del conjunto. Por otra parte, conciertos como Blackscore, presentado el año pasado en Ensems y en compacto desde 2010, o Nova simplicitat, que aquí reseñamos, redondean su apuesta por favorecer la creación y difundir el repertorio para una percusión extendidísima, original y en versiones de temas como los de Frank Zappa.

Tres de las cinco obras del noveno concierto de Ensems 2016 eran arreglos de Jesús Salvador: Electric counterpoint (1987), Mallet quartet (2009) y Tierkreis (1974-75). En las dos páginas de Reich el trío, convertido en cuarteto para la ocasión, demostró el dominio que tiene de este repertorio. No obstante, sería conveniente hilar más fino para que la electrónica en la primera y el diálogo entre vibráfonos en la segunda quedaran lo más lucidos posible y no emborronaran, como sucedió, el hipnótico pulso conseguido. Junto a María Macià, colaboradora en otras ocasiones, Amores elaboró una sofisticada versión de Tierkreis. La serenidad de aquellas pequeñas piezas para cajita de música se vio sobresaltada por los numerosos medios empleados, junto a la electrónica y el derroche expresivo de la soprano que canta con amplificación, utiliza el Sprechgesang, swingea, emite onomatopeyas o mete la cabeza en un cuenco con agua como Carles Santos en Tramuntana Tremens. El espectáculo comenzó y acabó, como es preceptivo, en Taurus, el signo del día. Una caracola nos puso en alerta sobre lo que venía después: una especie de parodia militar, instrumentos étnicos, la evocación del paisaje sonoro marino y el vaivén de un bolero, entre otras cosas. También asomó el timbre metálico de las miniaturas originales. Desde esta perspectiva, la partitura soporta bien la superposición de elementos y cautiva al oyente, pero echamos de menos mayor sutilidad en el tratamiento de los planos sonoros y delicadeza en lo expresivo. Fue interesante comprobar como desde un mismo elemento pueden aparecer lecturas tan diferentes e interesantes: esta de Amores, entre irónica y expresionista a lo Bertolt Brecht, y la cósmica del Trío Arbós en la 12 Mostra Sonora de Sueca unos días antes.

En Vals per a Júlia (2013) el conjunto realizó un creativo acompañamiento con el que arropó la vertiginosa melodía que hizo volar Miquel Ausina, escrita por el especialista en piano de juguete Víctor Trescolí. La pieza es una delicia naif que bebe del minimalismo francés de Yann Tiersen, quien a su vez parece rememorar a Erik Satie y Michael Nyman en bandas sonoras como las de Amélie o Good bye, Lenin! Trescolí vierte en ella optimismo a raudales a la vez que un puntito de melancolía. De este modo el pianista incrementa el repertorio para este instrumento inaugurado por el propio Cage con Suite for toy piano (1948). El vals escogido forma parte de un disco dedicado íntegramente a al instrumento de juguete titulado Sons petits (2013), disponible en Spotify. En la segunda parte tuvo lugar el estreno absoluto de Debris, un encargo del festival a Carlos D. Perales. La obra toma el nombre de la isla de plástico Debris Island situada en el Pacífico y pretende concienciar al oyente sobre el problema de la contaminación marina. Esta composición, la menos simple de todas las presentadas, es de sonoridad atractiva y sugerente, pero resultó plana en su ejecución. Utiliza un amplio dispositivo de instrumentos ocasionales (bidones, cubos, etc.) y electrónica, de la cual se encargó el propio compositor. Debris supuso un plus en un concierto-espectáculo que además de entretener, desde el inicio hizo pensar.

DANIEL MARTÍNEZ BABILONI