Audioclasica

12-VIII-2016 Un turco felliniano

Crédito: Studio Amati Bacciardi

PESARO. FESTIVAL. TEATRO ROSSINI ERWIN SCHROTT, OLGA PERETYATKO, NICOLA ALAIMO, PIETRO SPAGNOLI, RENE BARBERA. CORO DEL TEATRO DELLA FORTUNA Y ORQUESTA FILARMÓNICA ROSSINI. DAVIDE LIVERMORE: dirección escénica. SPERANZA SCAPPUCCI: directora musical.  Rossini: Il Turco in Italia Aforo: 860. Asistencia: 100% Interesante este año el Festival Rossini de Pésaro. El debut de Scappucci fue bueno, aunque tal vez deba en algún momento reducir la intensidad orquestal (la prestación de este conjunto y del coro preparado por Mirca Rosciani fue entusiasta y buena). También se presentaba por primera vez (y en su primer Rossini cómico) Schrott, con un caudal y color impresionantes,…

Crédito: Studio Amati Bacciardi

Crédito: Studio Amati Bacciardi

PESARO. FESTIVAL. TEATRO ROSSINI

ERWIN SCHROTT, OLGA PERETYATKO, NICOLA ALAIMO, PIETRO SPAGNOLI, RENE BARBERA. CORO DEL TEATRO DELLA FORTUNA Y ORQUESTA FILARMÓNICA ROSSINI. DAVIDE LIVERMORE: dirección escénica. SPERANZA SCAPPUCCI: directora musical.

 Rossini: Il Turco in Italia

Aforo: 860. Asistencia: 100%

Interesante este año el Festival Rossini de Pésaro. El debut de Scappucci fue bueno, aunque tal vez deba en algún momento reducir la intensidad orquestal (la prestación de este conjunto y del coro preparado por Mirca Rosciani fue entusiasta y buena). También se presentaba por primera vez (y en su primer Rossini cómico) Schrott, con un caudal y color impresionantes, mucho aplomo en las agilidades, excelente dicción y buena respuesta actoral a lo que pedía la puesta en escena de Livermore, recuerdo de personajes y films de Fellini, en su caso particular el protagonisto de Lo sceicco bianco  que realizó con mucho humor. Lástima que como siempre el director necesite siempre mucha gente en el escenario, venga a cuento o no, y eso más que ‘animar’ provoca algo parecido al caos en más de un momento. Pero la labor con los videos del grupo D-Wok, los trajes de Gianluca Falaschi y la iluminación de Nicolas Bovey son buenos y hay mucha imaginación y mucha participación de los cantantes. Un grupo de espectadores abucheó al finalizar la representación a Peretyatko: cantó bien, pero en el rondó final se escapó de los problemas y apenas ‘tocó’ algunas notas; de todos modos la respuesta fue tan injusta como parcial. La soprano se movió muy bien y dijo con gracia. Seguramente la otra gran figura de la noche fue Alaimo en un Geronio de referencia, notable por canto y escena. Spagnoli tiene en el poeta Prosdocimo un personaje ideal para sus condiciones vocales y sobre todo actorales y lo aprovechó (prácticamente es Fellini y en  par de momentos, de lejos, con sombrero uno podía creer que había vuelto el mago Federico). Muy acertados en todos los aspectos los dos ‘comprimarios’, Pietro Adaini (Albazar) y sobre todo la Zaida interpretada por Cecilia Molinari. Barbera tiene una voz  más bien blanca y algo limitada, y una figura poco ideal para Narciso, pero cantó impecablemente su última aria (no así la primera)

Jorge  Binaghi