Audioclasica

25-XI-2016 Exhumación de una rareza donizettiana

Crédito: Floriana Tessitore (Skill&Music)
Un momento de la representación de esta ópera de Donizetti

BÉRGAMO OPERA. TEATRO DONIZETTI JESSICA PRATT, EVA MEI, DARIO SCHMUNCK, NICOLA ULIVIERI y RAFFAELLA LUPINACCI. ORQUESTA Y CORO DEL TEATRO. SEBASTIANO ROLLI: director musical. PAOLA ROTA: directora de escena Donizetti: Rosmonda d’Inghilterra Aforo: 1154. Asistencia: 85% El Festival de este año, que incluyó también la poco representada Olivo e Pasquale, tuvo su plato principal en una obra que si el disco había recuperado en una versión más que respetable (gracias, Opera Rara) vio su primera ejecución escénica desde su lejano estreno (precedida por una versión de concierto en el Teatro del Maggio en Florencia, con casi el mismo reparto). Tal…

Crédito: Floriana Tessitore (Skill&Music) Un momento de la representación de esta ópera de Donizetti

Crédito: Floriana Tessitore (Skill&Music)
Un momento de la representación de esta ópera de Donizetti

BÉRGAMO

OPERA. TEATRO DONIZETTI

JESSICA PRATT, EVA MEI, DARIO SCHMUNCK, NICOLA ULIVIERI y RAFFAELLA LUPINACCI. ORQUESTA Y CORO DEL TEATRO. SEBASTIANO ROLLI: director musical. PAOLA ROTA: directora de escena

Donizetti: Rosmonda d’Inghilterra

Aforo: 1154. Asistencia: 85%

El Festival de este año, que incluyó también la poco representada Olivo e Pasquale, tuvo su plato principal en una obra que si el disco había recuperado en una versión más que respetable (gracias, Opera Rara) vio su primera ejecución escénica desde su lejano estreno (precedida por una versión de concierto en el Teatro del Maggio en Florencia, con casi el mismo reparto). Tal vez lo de ejecución escénica habría que tomarlo en todos los sentidos del término ‘ejecución’, como parecieron confirmarlo las manifestaciones de desaprobación cuando salió a saludar al final el equipo responsable: se trató de una tontería supina, sin pies ni cabeza, sin ningún trabajo sobre los personajes y una marcación del coro que parecía más propia de una ópera cómica.

El aspecto musical fue mucho mejor. Sobre todo en lo que hace a la labor de las señoras: la protagonista de Pratt fue inmejorable y aunque se le podría pedir que se comprometiera algo más con lo que canta (de forma notable), aquí su personaje doliente (y que se lleva la mejor parte de una partitura no siempre interesante) admite su ‘placidez’. Mei es una cantante de categoría y se compromete con el papel de la reina de Aquitania, la ‘mala’ de la película, pero es obvio que su registro no es el previsto por el autor que le exige un centro y grave de los que carece. Lupinacci en un personaje de ‘músico’( una contralto en papel de joven paje), absolutamente prescindible como sus intervenciones, lo hace bien con un material interesante aunque la emisión no es del todo homogénea (hay momentos sordos). Ulivieri en el padre de la deshonrada protagonista lo hizo muy bien aunque carezca de aria. Schmunck no es mal cantante, pero la parte del rey adúltero lo sobrepasa y tiene que mantenerse atento todo el tiempo para evitar problemas lo que quita toda espontaneidad a su canto y acción. El coro, preparado por Fabio Tartari), no estuvo especialmente feliz, y la orquesta se mostró correcta con una dirección competente y no mucho más por parte de Rolli. El público aplaudió a los intérpretes, en especial al finalizar el espectáculo y en las arias de Pratt y Lupinacci.

Jorge Binaghi