Audioclasica

29-XII-2016 A Pinoxxio no le crece la nariz

1_VALENCIA_29.12.16_ANANDA DANSA WEB2

Teatro Principal Valencia Aforo: 1226  Asistencia: 95% 29.XII.2016. ANA LUJAN. TONI APARISI. PALOMA CALDERÓN. ESTHER GARIJO. MIGUEL MACHADO. CRISTINA MAESTRE. SARA CANET. EDISON VALLS, dirección de escena. ROSÁNGELES VALLS, dirección coreográfica. PEP LLOPIS, música original y dirección musical. ENSEMBLE ORQUESTRA SIMFÒNICA VERUM. JOSÉ LUIS BUENO, dirección de orquesta. Ananda Dansa: Pinoxxio En la última edición de los Premios Max se libraron los galardones referentes a veinticinco categorías teatrales. Siete de esas manzanas plateadas con antifaz, diseñadas por Joan Brossa, fueron a parar a Ananda Dansa. En concreto a su espectáculo Pinoxxio. Al frente de esta compañía valenciana está el veterano…

1_VALENCIA_29.12.16_ANANDA DANSA WEB2

Ana Luján como Pinoxxio. Créditos: Ananda Dansa

Teatro Principal Valencia

Aforo: 1226  Asistencia: 95%

29.XII.2016. ANA LUJAN. TONI APARISI. PALOMA CALDERÓN. ESTHER GARIJO. MIGUEL MACHADO. CRISTINA MAESTRE. SARA CANET. EDISON VALLS, dirección de escena. ROSÁNGELES VALLS, dirección coreográfica. PEP LLOPIS, música original y dirección musical. ENSEMBLE ORQUESTRA SIMFÒNICA VERUM. JOSÉ LUIS BUENO, dirección de orquesta.

Ananda Dansa: Pinoxxio

En la última edición de los Premios Max se libraron los galardones referentes a veinticinco categorías teatrales. Siete de esas manzanas plateadas con antifaz, diseñadas por Joan Brossa, fueron a parar a Ananda Dansa. En concreto a su espectáculo Pinoxxio. Al frente de esta compañía valenciana está el veterano tándem formado por los hermanos Rosángeles y Edison Valls. Entre su larga y prolífica trayectoria cabe destacar la interesante trilogía de la década de 1980 sobre la violencia: Destiada, Crónica civil y Homenaje a K. En 2006, a sus veinticinco años de vida, se le vio el Alma y recibió el Premio Nacional de Danza. En más de una ocasión colaboró con ellos Esperanza Abad.

Para pequeños y mayores cuentan con éxitos como El mago de Oz, Soñando Alicia o Peter Pan. Son recreaciones de los clásicos. También este delicado Pinoxxio. “A partir del cuento de Carlo Collodi”, dicen. En él, la marioneta es una adolescente (Ana Luján), de ahí la indicación cromosómica XX en su nombre. Tampoco le crece la nariz, ya que no dice mentiras. Solo quiere ser mayor y no encuentra el modo. Es temprano. Se ve atraída por los vivarachos músicos de un circo. Como a sus compañeros de pupitre, un pupitre de los de antes, le sale orejas de burro. Era otra escuela. Los libros no son lo suyo. Sin embargo, es curiosa. Muy curiosa. Como es natural Geppetto (Toni Aparisi) se enfada. No la entiende. Hoy los padres y los hijos tampoco son los mismos, pero hay cosas que no cambian: ¿ha sido fácil alguna vez guiar a un hijo para finalmente dejarlo volar? Según Rosángeles Valls: “solo en el respeto al otro se pueden buscar las soluciones, pactando sin imposiciones y con amor”.

He leído en alguna entrevista que a esta versión de Pinocho le pusieron la música antes que la dramaturgia. Desde el origen de la compañía su compositor es Pep Llopis. Un músico que se ha relacionado y/o se le ha relacionado con el rock progresivo, la new age o los minimalismos. Un maestro en esto de concertar música y escena. En esta partitura encontramos algunos elementos repetitivos característicos de su producción, pero fluctúa entre la gracia de divertidos pasajes a modo de saltarello y un sensible melodismo tonal. La electrónica de otras ocasiones únicamente se emplea para amplificar lo acústico y los sintetizadores dejan sitio a una nutrida orquesta de cámara.

Sobre las tablas no sabemos si vemos teatro o ballet: bailarines que actúan o actores que bailan en las coreografías de Toni Aparisi en colaboración con el resto del elenco. No obstante, da igual. Sus vuelos están llenos de poesía, tiznados de ilusionismo. Todo es delicado, muy cuidado, en base a una técnica soberbia. Como escenografía: unas sencillas barras, un gran aro circense o lunar, como se prefiera, y unos telones dejados caer. El juego lumínico es primoroso. Todo ello denota gran amor por lo que se hace y respeto por quien lo presencia. Igual que entre Geppetto y Pinoxxio.

DANIEL MARTÍNEZ BABILONI