Audioclasica

8-I-2017 Marionetas que cobran vida

1_VALENCIA_08_TATO BAEZA

  Valencia  Temporada 2016/2017. Teatre Martin i Soler. 8.I.2017. MOISÉS MARÍN. RITA MARQUES. ANDRÉS SULBARÁN. KAREN GARDEAZABAL. LA FARSERÍA, voces grabadas. CARLO COLLA E FIGLI, director de escena y marionetas. ORQUESTRA DE LA COMUNITAT VALENCIANA. FABIO BIONDI, director musical. Franz Joseph Haydn: Philemon und Baucis, oder Jupiters Reise auf die Erde Aforo: 400 Asistencia: 85 % Rara es la Navidad en la que alguna cadena de televisión no programe The Sound of Music, más conocida como Sonrisas y lágrimas (Robert Wise, 1965). Es la secuela de un musical al que Richard Rodgers supo darle un acertado color local. Su habilidad…

1_VALENCIA_08_TATO BAEZA

Philemon und Baucis según Carlo Colla e Figli. Créditos: Tato Baeza.

 

Valencia

 Temporada 2016/2017. Teatre Martin i Soler.

8.I.2017. MOISÉS MARÍN. RITA MARQUES. ANDRÉS SULBARÁN. KAREN GARDEAZABAL. LA FARSERÍA, voces grabadas. CARLO COLLA E FIGLI, director de escena y marionetas. ORQUESTRA DE LA COMUNITAT VALENCIANA. FABIO BIONDI, director musical.

Franz Joseph Haydn: Philemon und Baucis, oder Jupiters Reise auf die Erde

Aforo: 400 Asistencia: 85 %

Rara es la Navidad en la que alguna cadena de televisión no programe The Sound of Music, más conocida como Sonrisas y lágrimas (Robert Wise, 1965). Es la secuela de un musical al que Richard Rodgers supo darle un acertado color local. Su habilidad es la de hacer creer que “Edelweiß” es una canción folklórica y que la coreografía del “Ländler”, que varios compositores han utilizado a lo largo de la historia, es la tradicional. El film fue un excelente escaparate de Austria y su cultura: aún hoy no hay Concierto de Año Nuevo en el que no aparezca algún plano de Julie Andrews. En la simpática escena de “The lonely gotthard” Rodgers utiliza el jodeln, canto tirolés, mientras los hijos de Georg Ludwig von Trapp representan un teatrillo de marionetas. Es una muestra de la tradición de la que bebe el famoso Salzburg Marionette Theater o, en su momento, los espectáculos para los que Franz Joseph Haydn escribió varios títulos. En el Imperio Austrohúngaro la ópera para marionetas gozaba de gran popularidad.

Philemon und Baucis o el viaje de Júpiter a la Tierra (1773) es un Singspiel compuesto  a mayor gloria de los Esterházy, ante la visita de la emperatriz María Teresa de Austria. El músico era el primer maestro de capilla del recién inaugurado palacio de Estherháza y en él, además de una sala de conciertos, una de música de cámara y un teatro de ópera de más de 400 localidades, se construyó un suntuoso teatro de marionetas como acomodo de compañías itinerantes. Otras de sus composiciones de este género se han perdido. También el prólogo a éste, Der Götterrath. El compositor fue prolijo en este periodo, destacando en la intensa producción de ópera italiana. La versión que presenciamos pertenece a Eugenio Monti Colla, director artístico de la Compagnia Carlo Colla e Figli y cabeza de una familia titiritera con varios siglos de dedicación. El dramaturgo Hermann Beil realizó otra restauración en la conmemoración del doscientos aniversario del fallecimiento del compositor, interpretada por Manfred Huss y la Haydn Sinfonietta Wien (BIS, 2009).

Filemón y Baucis son un matrimonio de ancianos que lloran la muerte de su hijo Aretes y su nuera Narcisa por un rayo enviado caprichosamente por Júpiter. Éste y Mercurio se presentan en su choza disfrazados de peregrinos y ante la piedad y hospitalidad de la pareja quedan conmovidos. Por ello, Júpiter les concede dos deseos: resucitar a los jóvenes esposos y convertir su morada en un templo en el que se honre a los dioses del Olimpo. Es fácil adivinar que el trasunto del libreto de Gottlieb Konrad Pfeffel y Philip Georg Bader, basado en Las Metamorfosis de Ovidio, no es otro que el de ensalzar y fidelizar el orden del Antiguo Régimen.

La música de Haydn exige mayores precauciones de las que aparenta. La expresividad de sus arias y lo descriptivo de otros momentos encierra algunos peligros. En las voces, todas del Centre de Perfeccionament Plácido Domingo, fue donde mayores dificultades se vieron. Moisés Marín, Rita Marques y Andrés Sulbarán cumplieron su cometido, aunque con algún titubeo. Karen Gardeazabal destacó de entre ellos por su timbre y proyección. En los coros no encontraron el empaste y equilibrio adecuado. La afinación también se resintió en algún momento. El Singspiel combina canto y diálogo, por lo que se esperaba escuchar las voces habladas en directo y no grabadas, lo cual hizo contrastar la naturalidad del canto con el artificio de lo enlatado. No obstante, el trabajo de La Farsería es encomiable. Fabio Biondi estuvo correcto, pero llevó a la orquesta titular con más comodidad que exigencia. Lo sobresaliente fue el trabajo del taller de marionetas milanés: consiguieron expresar las emociones de los personajes y darles vida.

Lo que no entendí fue cómo se programa un título tan interesante, desconocido y atractivo, de cuyas cuatro funciones una tenía el carácter de didáctica, en la primera semana lectiva del año, en plena resaca navideña. En el vídeo promocional el propio Biondi reclamaba la asistencia de los niños, pero este es el momento en el que las familias se aprestan a devolver y cambiar parte de los regalos navideños o a comprar en las rebajas lo que se dejó pendiente. Las entradas costaban 35 €. Tal vez por eso no se llenó la sala el día del estreno.

DANIEL MARTÍNEZ BABILONI