Audioclasica

25-II-2017 La única ópera de Fauré

Crédito: Benajmin Ealovega. 
Anna Caterina Antonacci.

PARÍS TEMPORADA OPERA. THÉATRE  DE LA MONNAIE ANNA CATERINA ANTONACCI, YVES SAELENS, VINCENT LE TEXIER, SYLVIE BRUNET-GRPPOSO, PIERRE DOYEN, JULIEN DRAN. CORO (MARTINO FAGGIANI, DIRECTOR) Y ORQUESTA SINFÓNICA DEL TEATRO. MICHEL PLASSON: director musical. Versión de concierto en el PALAIS DES BEAUX ARTS Fauré: Pénélope Aforo:2100. Asistencia: 80% No me hago ilusiones sobre la reaparición de la única ópera de Fauré en los teatros líricos (en éste recibió su primer bautismo fuera de Francia). Creo que está ligado a la presencia de su protagonista, y en este caso, a la presencia extraordinaria de Plasson, aplaudido con calor por público, cuerpos…

Crédito: Benajmin Ealovega.  Anna Caterina Antonacci.

Crédito: Benajmin Ealovega.
Anna Caterina Antonacci.

PARÍS

TEMPORADA OPERA. THÉATRE  DE LA MONNAIE

ANNA CATERINA ANTONACCI, YVES SAELENS, VINCENT LE TEXIER, SYLVIE BRUNET-GRPPOSO, PIERRE DOYEN, JULIEN DRAN. CORO (MARTINO FAGGIANI, DIRECTOR) Y ORQUESTA SINFÓNICA DEL TEATRO. MICHEL PLASSON: director musical. Versión de concierto en el PALAIS DES BEAUX ARTS

Fauré: Pénélope

Aforo:2100. Asistencia: 80%

No me hago ilusiones sobre la reaparición de la única ópera de Fauré en los teatros líricos (en éste recibió su primer bautismo fuera de Francia). Creo que está ligado a la presencia de su protagonista, y en este caso, a la presencia extraordinaria de Plasson, aplaudido con calor por público, cuerpos estables y solistas, y que dio una versión sencillamente prodigiosa de la partitura, haciendo que la orquesta sonara en modo superlativo. El coro tiene menos que hacer, pero lo hizo muy bien. Todas las pequeñas partes fueron bien cubiertas, aunque por su juventud y promesa habría que destacar a Maxime Melnik (Léodès, uno de los pretendientes). Muy buena resultó la intervención de los dos principales de estos últimos: el barítono  Doyen en su odioso Eurymaque y, sobre todo, el tenor Dran en su más poético pero igualmente injusto Antinoüs Hacía mucho que no oía tan bien  a Brunet-Grupposo en su fiel Euryclée. Le Texier cantó su Eumée con voz más resonante y voluminosa que en París. No estaba anunciado Saelens hasta hace poco; ni el originalmente programado Beuron ni él tienen la voz adecuada para Ulysse: el tenor belga se vio en algún apuro, en otras ocasiones fue cubierto por la orquesta, su voz es algo más ancha que antes, pero el timbre sigue siendo ingrato. Por suerte Antonacci revalidó su gran interpretación parisina y, como no puede ser menos en una artista de su categoría, pareció no sólo segura vocalmente sino que ha conseguido profundizar en el fraseo y los matices tan importantes en el autor. El público aplaudió con calor y, más importante, la obra volvió a demostrar que tiene méritos más que suficientes para figurar con más asidiuidad en la programación de cualquier gran teatro.

Jorge Binaghi