Audioclasica

 10-III-2017 El resultado de una masterclass

@audioclasica190317

 Valencia Invierno 2017. Abono 13. Palau de la Música. Sala Iturbi ANABEL GARCÍA DEL CASTILLO, violín. ESTHER VIDAL, violín. ORQUESTA DE VALENCIA. TON KOOPMAN, director. Johann Sebastian Bach : Suite para orquesta nº 3 en re mayor, BEV 1068 , Concierto para violín y orquesta en la menor, BWV 1041, Concierto para dos violines y orquesta en re menor, BWV 1043. George F. Haendel: Música para los reales fuegos artificiales Aforo: 1.817 Asistencia: 98 % Hay que agradecer a los responsables de la Orquesta de Valencia que pensaran en poner al frente de la misma al reputado Ton Koopman para…

@audioclasica190317

Ton Koopman. Créditos: Foppe Schut.

 Valencia

Invierno 2017. Abono 13. Palau de la Música. Sala Iturbi

ANABEL GARCÍA DEL CASTILLO, violín. ESTHER VIDAL, violín. ORQUESTA DE VALENCIA. TON KOOPMAN, director.

Johann Sebastian Bach : Suite para orquesta nº 3 en re mayor, BEV 1068 , Concierto para violín y orquesta en la menor, BWV 1041, Concierto para dos violines y orquesta en re menor, BWV 1043. George F. Haendel: Música para los reales fuegos artificiales

Aforo: 1.817 Asistencia: 98 %

Hay que agradecer a los responsables de la Orquesta de Valencia que pensaran en poner al frente de la misma al reputado Ton Koopman para ofrecer un programa netamente barroco. Que este concierto fuera el debut del holandés como director invitado es un indicador de las pocas veces que el conjunto aborda este repertorio. La de Valencia es una orquesta, como la mayoría, escorada hacia el tardo romanticismo y el modernismo, y al tocar a Bach y Haendel se le nota. Reducir las cuerdas (6/5/4/3/2) no evitó cierta rigidez, falta de definición en la articulación y una afinación resentida al evitar el vibrato. Aun así el resultado del trabajo semanal, que debió ser intenso, fue notable en cuanto a la gracia en el dibujo del fraseo y en la locuacidad del diálogo de las distintas voces. Los profesores y profesoras siguieron al pie de la letra las indicaciones de Koopman desde el atril, y no desde el clave, a cargo de Tini Mathot. El carácter danzable de sus partes estuvo presente en todo momento.

En la primera parte, en la Suite nº 3, las trompetas y el timbal se le desmandaron al director. Con su intensidad ocultaron a la cuerda. Seguidamente Anabel García puso gallardía en su intervención en el Concierto BWV 1041 pero una inadecuada afinación pasó factura al conjunto. La velada  mejoró en la segunda parte. Junto a Esther Vidal, el Concierto para dos violines BWV 1043 resultó hermoso a pesar del desequilibrio sonoro entre las solitas. Además, ambas actuaron como convincentes líderes al tirar de las respectivas secciones del ripieno. Ofrecieron como bis un divertido y performativo arreglo de la Cucaracha. Música para los reales fuegos artificiales venía como anillo al dedo en víspera de fallas. El conjunto sonó redondo y la alternancia en los matices expresivos entre las secciones festivas y reflexivas fue impecable. Cabe destacar el gusto de Javier Eguillor en todas sus intervenciones como timbalero.

Tanto los músicos como el público agradecieron la labor de Koopman. Estas obras de dos de los compositores de la cosecha de 1685 no le sentaron mal a la orquesta. Sería interesante seguir este trabajo que pareció el resultado de una intensa y refrescante masterclass. Quedamos a la espera de la Pasión según San Mateo de Bach que el holandés dirigirá a la Amsterdam Baroque Orchestra el próximo dos de abril. Ésta será su sexta visita a este auditorio.

El concierto estaba dedicado al Día de la mujer. Tanto Anabel García del Castillo como Esther Vidal ocupan puestos relevantes en la OV: concertino la primera y solista la segunda.

DANIEL MARTÍNEZ BABILONI