Audioclasica

27-VI-2017 Nueva producción

Crédito: Wiener Staatsoper GmbH / Michael Pöhn
Simon Keenlyside y Maria Nazarova en un momento de la representación

VIENA TEMPORADA OPERA. STAATSOPER ADRIAN ERÖD, OLGA BEZSMERTNA, SIMON KEENLYSIDE, FRANZ-JOSEF SELIG, BERNARDA FINK, MARIA NAZAROVA. ORQUESTA DEL TEATRO. MARCO ARTURO MARELLI: dirección escénica. ALAIN ALTINOGLU: director musical Debussy: Pelléas et Mélisande Aforo: 1.709. Asistencia: 90% El título, no muy frecuente aquí, fue la última nueva producción de la temporada, aunque el protagonista masculino cambió hace tiempo. El espectáculo de Marelli (responsable también de decorado- sobrio- y luces, muy buenas) deja perplejo. No es malo, pero de un texto y música que son todo ambigüedad y misterio ha hecho un relato ‘pucciniano’, incluso con la presencia de un actor (Andreas…

Crédito: Wiener Staatsoper GmbH / Michael Pöhn Simon Keenlyside y Maria Nazarova en un momento de la representación

Crédito: Wiener Staatsoper GmbH / Michael Pöhn
Simon Keenlyside y Maria Nazarova en un momento de la representación

VIENA

TEMPORADA OPERA. STAATSOPER

ADRIAN ERÖD, OLGA BEZSMERTNA, SIMON KEENLYSIDE, FRANZ-JOSEF SELIG, BERNARDA FINK, MARIA NAZAROVA. ORQUESTA DEL TEATRO. MARCO ARTURO MARELLI: dirección escénica. ALAIN ALTINOGLU: director musical

Debussy: Pelléas et Mélisande

Aforo: 1.709. Asistencia: 90%

El título, no muy frecuente aquí, fue la última nueva producción de la temporada, aunque el protagonista masculino cambió hace tiempo. El espectáculo de Marelli (responsable también de decorado- sobrio- y luces, muy buenas) deja perplejo. No es malo, pero de un texto y música que son todo ambigüedad y misterio ha hecho un relato ‘pucciniano’, incluso con la presencia de un actor (Andreas Bettinger) como el padre enfermo de Pelléas, que se recupera y también aparece en muchas escenas, como el resto de la familia. Y esto no parece muy adecuado. Tampoco las ‘motivaciones’ o no. Mélisande parece una jovencita que no sabe muy bien lo que quiere y miente. Golaud tiene tendencias suicidas y adicción a la bebida. Pelléas va un poco perdido. Yniold es un muchachito algo pesado. Geneviève y Arkel, con todo lo que aparecen, quedan desdibujados. Tampoco se entiende por qué las frases del pastor a Yniold las tiene que cantar Pelléas. Bien los trajes de Dagmar Niefind.

Wiener Staatsoper GmbH / Michael Pöhn

Wiener Staatsoper GmbH / Michael Pöhn

La orquesta es un lujo muy necesario para esta ópera. Altinoglu es un excelente director, pero esta vez se dejó llevar un poco por la golosina y más de una vez la hizo sonar demasiado fuerte (si ya en los interludios no es siempre lo que se pide, con los cantantes en escena aún menos). Lo más importante entre los artistas resultó el debut como Golaud de Keenlyside, algo que el artista siempre había deseado cuando era un Pelléas de referencia: todo parece indicar que volverá a marcar al personaje de su magisterio vocal y escénico (no es menor la claridad de su pronunciación y las inflexiones del texto). Eröd fue un Pelléas más bien pálido en todos los aspectos: nada estuvo mal, pero no trascendió (tampoco en la interpretación). Bezsmertna tiene un material importante, más interesante en zona aguda, pero pareció cantar más una ópera italiana o la Micaela de Carmen. Selig es un excelente cantante, aquí algo desaprovechado como actor, y lo hizo muy bien salvo algún ataque en el que se notaba su frecuentación del repertorio alemán. Fink es siempre notable, pero Geneviève le pide notas graves que no son su especialidad, ya que es una importante mezzo de color claro. Nazarova estuvo muy bien en todos los aspectos como Yniold, muy ágil y de figura adecuadísima. Marcus Peltz hizo su Médico con mucha corrección. Con un calor infernal la sala estaba casi llena y nadie aparentemente desertó hasta el final, donde hubo fuertes aplausos

 

Jorge Binaghi