Audioclasica

30-VIII al 8-IX de 2017 El ballet es “un pájaro rebelde”

Crédito: Jaime VIllanueva.
Un momento de la representación de Carmen en los Teatros del Canal

MADRID – TEATROS DEL CANAL 2017/2018. SALA ROJA Coreografía: VÍCTOR ULLATE. Adjunto Dirección Artística: EDUARDO LAO. Trama Argumental: VÍCTOR ULLATE, EDUARDO LAO. Música: GEORGES BIZET, PEDRO NAVARRETE. Orquestación y Arreglos: PEDRO NAVARRETE. Diseño de Iluminación y Escenografía: PACO AZORÍN. Vestuario: ANNA GÜELL. Realización De Vestuario: Época Barcelona. Estilismo Peluquería: Sandra Sadler Para Coolday. Creación de Vídeo: EDUARDO LAO. Grabación Musical: JOSÉ VINADER, OLGA SANTOS. ORQUESTA Y CORO DE LA COMUNIDAD DE MADRID. Director: MANUEL COVES VICTOR ULLATE BALLET: CARMEN Aforo: 843   Asistencia (8-IX): 75% Carmen. Una historia mil veces repetida, mil veces interpretada por innumerables cuerpos e innumerables voces. Una obra que, como afirma…

Crédito: Jaime VIllanueva. Un momento de la representación de Carmen en los Teatros del Canal

Crédito: Jaime VIllanueva.
Un momento de la representación de Carmen en los Teatros del Canal

MADRID – TEATROS DEL CANAL 2017/2018. SALA ROJA

Coreografía: VÍCTOR ULLATE. Adjunto Dirección Artística: EDUARDO LAO. Trama Argumental: VÍCTOR ULLATE, EDUARDO LAO. Música: GEORGES BIZET, PEDRO NAVARRETE. Orquestación y Arreglos: PEDRO NAVARRETE. Diseño de Iluminación y Escenografía: PACO AZORÍN. Vestuario: ANNA GÜELL. Realización De Vestuario: Época Barcelona. Estilismo Peluquería: Sandra Sadler Para Coolday. Creación de Vídeo: EDUARDO LAO. Grabación Musical: JOSÉ VINADER, OLGA SANTOS. ORQUESTA Y CORO DE LA COMUNIDAD DE MADRID. Director: MANUEL COVES

VICTOR ULLATE BALLET: CARMEN

Aforo: 843   Asistencia (8-IX): 75%

Carmen. Una historia mil veces repetida, mil veces interpretada por innumerables cuerpos e innumerables voces. Una obra que, como afirma Víctor Ullate, “está muy trillada” y que, aparentemente, no deja espacio para la renovación. Sin embargo, su compañía de danza nos ofrece esta temporada en los Teatros del Canal una atrevida versión de este clásico universal, que sorprende y divierte.  Con la elegancia que le caracteriza, Víctor Ullate mezcla elementos clásicos y modernos, erotismo y patetismo, decadencia y brillo.  Y para ello cuenta no sólo con la profesionalidad de los bailarines del Víctor Ullate Ballet, sino también con la colaboración excepcional de la bailarina Lucía Lacarra, la dirección artística de Eduardo Lao, el vestuario de Anna Güell, y la contribución imprescindible del compositor Pedro Navarrete.

En esta versión de la obra de Mérimée, el escenógrafo Paco Azorín sustituye los conocidos paisajes sevillanos por proyecciones abstractas, creando así un espacio difuso que le confiere a la escena un carácter intemporal. Esta visión escenográfica guía la atención del espectador hacia el contenido emocional, con todos sus matices, dejando en un segundo plano el devenir de la trama. En este contexto, Ullate dota a sus bailarines de elementos coreográficos de gran fuerza narrativa, despojados de artificios y de clichés, perspectiva que se ve reforzada por otros elementos del espectáculo. Por ejemplo, el diseño de vestuario contribuye a la creación de una estética actualizada, pero además añade riqueza expresiva a los movimientos corporales. Esta propuesta, junto a la actualización de la partitura de Bizet, nos permite observar otras facetas de la poliédrica personalidad de la protagonista, que en esta versión queda liberada del rojo. Ullate apuesta además por una Carmen alejada del flamenco, introduciendo sólo pequeños guiños en sus movimientos, y se atreve a combinar el “glamour” de un desfile de modelos, la sinuosidad de la danza oriental y la fuerza del Broadway más cabaretero, con la belleza del trabajo de puntas.

Crédito: Fernando Marcos

Crédito: Fernando Marcos

En conjunto, el espectáculo se caracteriza por un ritmo dinámico y variado. Comienza con la presentación de la soledad de don José (Josué Ullate) en la cárcel, quien es acechado por la sombra del Destino y de la Muerte (Dorian Acosta). La escena se transforma con la llegada de Micaela, cuya interpretación a cargo de Ksenia Abbazova introduce un nuevo lenguaje, elevando los elementos coreográficos hacia la verticalidad. A continuación, se produce una torturada lucha entre Don José y la Muerte, coreografía en la que se aprovecha la riqueza del contraste tímbrico entre el violín y el cello para transmitir la intensidad de las emociones del protagonista masculino. La presentación de Carmen resulta majestuosa, y si bien el videoclip que se proyecta en el fondo peca de cierta artificialidad, la llegada al escenario de la bailarina principal (Marlen Fuerte/Lucía Lacarra) y su interpretación de la potente música creada por Navarrete constituyen el plato fuerte de la velada. La combinación de los solos de los protagonistas, con los dúos y las coreografías de conjunto, dota al espectáculo de una gran riqueza visual, y da cuenta de la cohesión y el equilibrio que caracteriza a la compañía. Como punto de enlace entre las diferentes escenas, aparece en repetidas ocasiones la Muerte, que va prefigurando el fatal desenlace de la historia. Como contrapunto, dos personajes andróginos (Gianluca Battaglia y Mariano Cardano) que reinterpretan a las conocidas Frasquita y Mercedes, introducen cortos diálogos de carácter cómico y cobran protagonismo en diversos números en los que bailan junto a Carmen. De esta forma, el Víctor Ullate Ballet nos propone nuevas abstracciones de los personajes de la obra de Mérimeé, desdibujando los límites entre lo masculino y lo femenino. Junto a estas nuevas propuestas, mantienen su fuerza expresiva los pasajes más clásicos, como el elegante dúo entre Micaela y don José, en el que la música de Bizet y la magnífica interpretación del violín de la ORCAM cobran protagonismo. En las escenas más dinámicas, como la pelea entre Carmen y una prostituta, la presentación de Escamillo (Cristian Oliveri), o el asesinato de los nuevos amantes, la compañía saca el máximo partido a los recursos técnicos de los Teatros del Canal, ofreciendo un espectáculo de luces y sombras que complementa a la perfección el trabajo de los bailarines.

Crédito: Jaime Villanueva

Crédito: Jaime Villanueva

Marlen Fuerte, bailarina principal de la compañía, ha inspirado a Víctor Ullate para la creación de este ballet, como ya sucedió con Bolero o El amor brujo. La bailarina da vida a Carmen en la mayoría de las funciones, y nos deleita con su precisión técnica y su gran carisma sobre el escenario. Junto a ella, interpreta al protagonista masculino Josué Ullate, otro de los pilares fundamentales de la compañía. Si bien en las primeras representaciones veíamos a un don José poco equilibrado y algo sobreactuado, se aprecia ahora el profundo trabajo desarrollado por el bailarín para terminar de apuntalar su interpretación del personaje. A esta actualización contribuye sin duda la presencia en determinadas funciones de Lucía Lacarra, que con su capacidad para dibujar con el cuerpo no sólo la sensualidad y el desparpajo de Carmen, sino también su fragilidad y su soledad, enriquece el trabajo de conjunto. Ullate ha dedicado menos espacio coreográfico al desarrollo de otros personajes, como Micaela o Escamillo, pero aprovecha la delicadeza de Ksenia Abbazova y la potencia de Cristian Oliveri, para caracterizarlos con unas pocas pinceladas. Si bien el personaje alegórico de la Muerte ya había sido utilizado en otras versiones de Carmen,  la versatilidad de la interpretación de Dorian Acosta, que varía en función de su relación con otros personajes, constituye uno de los elementos más interesantes del espectáculo.

Con todos estos ingredientes Víctor Ullate ha creado una equilibrada combinación de baile, teatralidad, vestuario, escenografía, composición e interpretación musical que ya ha motivado el aplauso del público madrileño y que sin duda seguirá cosechando éxitos en su periplo por la geografía española.

Helena Melero