Audioclasica

25-IX-2017 Varios momentos para recordar

Crédito: Monika Rittershaus

TEMPORADA OPERA. DE NATIONALE OPERA EVA-MARIA WESTBROEK, ROBERTO ARONICA, FRANCO VASSALLO, VERONICA SIMEONI, VITALI KOWALIOV, ALESSANDRO CORBELLI. CORO DEL TEATRO Y ORQUESTA FILARMÓNICA DE LOS PAISES BAJOS. CHRISTOF LOY: dirección escénica. MICHELE MARIOTI: director musical La forza del destino, de Verdi Aforo:1594. Asistencia: 100% Una nueva versión de un título difícil e importante como éste (aunque muchos discutan aún su nivel de importancia) es siempre una tentación. Es verdad que había sobre el papel algunas cartas seguras, pero otras eran una incógnita. Por ejemplo, la puesta en escena de Loy, alguien con el que pocas veces he estado de acuerdo.…

Crédito: Monika Rittershaus

Crédito: Monika Rittershaus

TEMPORADA OPERA. DE NATIONALE OPERA

EVA-MARIA WESTBROEK, ROBERTO ARONICA, FRANCO VASSALLO, VERONICA SIMEONI, VITALI KOWALIOV, ALESSANDRO CORBELLI. CORO DEL TEATRO Y ORQUESTA FILARMÓNICA DE LOS PAISES BAJOS. CHRISTOF LOY: dirección escénica. MICHELE MARIOTI: director musical

La forza del destino, de Verdi

Aforo:1594. Asistencia: 100%

Una nueva versión de un título difícil e importante como éste (aunque muchos discutan aún su nivel de importancia) es siempre una tentación. Es verdad que había sobre el papel algunas cartas seguras, pero otras eran una incógnita. Por ejemplo, la puesta en escena de Loy, alguien con el que pocas veces he estado de acuerdo. No es que no haya aquí exageraciones, momentos forzados debidos a la escena única, heterogeneidad de vestuarios, inadecuaciones aun en las diversas épocas en que parece suceder, figurantes y movimientos superfluos. Pero el conjunto es fluido y el trabajo sobre los personajes, incluido el coro, muy bueno. La coreografía ayuda mucho a definir a Preziosilla, pese a que si no es Simeoni no veo a quién pueda bailar, actuar y cantar al mismo nivel de excelencia. Aronica es uno de esos tenores italianos de vieja escuela que se mueve correctamente y tiene un canto febril, muy masculino, timbre oscuro y de excelente emisión, extensión y resistencia y su Alvaro (integral para más datos) es de primer nivel. Westbroek, como en su debut hace casi diez años en La Monnaie, usa poco la media voz, y sólo un par de veces lo hizo de forma notable. Contrariamente a entonces el agudo es menos seguro y más estridente, pero aún conserva un centro y un grave impactantes, buen calor, gran participación y convicción y esta difícil Leonora es lo mejor que le he escuchado en los últimos tiempos. Kowaliov no es novedad en Guardiano, pero sigue siendo una de las opciones más válidas (curiosamente su intervención en la escena final pasó vocalmente bastante desapercibida). Corbelli obtuvo un gran triunfo en el rol de Fray Melitón, y merecido lo tuvo, no sólo por su simpatía sino por su dicción y maestría técnica. Carlo Bosi hizo un Trabuco antológico. La Curra de Roberta Alexander (pese a ser soprano y no mezzo como pide Verdi) fue un regalo.

Monika Rittershaus

Monika Rittershaus

El Marqués de James Creswell, papel corto pero importante, reveló medios poderosos no del todo dominados, pero esperemos que sea sólo cuestión de tiempo. Y ‘dulcis in fundo’, la memorable dirección de Mariotti, que se revela como el mejor de los jóvenes maestros italianos, ya no sólo sensacional en Rossini o Bellini, sino capaz de concertar (y vaya si eso es difícil en este caso) una obra de esta complejidad, cuya obertura fue, simplemente, excelsa, pero la excelencia no se limitó a ella. Tuvo una buena orquesta y un excelente coro a sus órdenes. El teatro sin un vacío, el silencio total (interrumpido a veces por alguna risa debida al texto, qué le vamos a hacer) y las ovaciones (llamativas las de las intervenciones de Preziosilla y coro en el tercer acto) justificadísimas. Hasta habrían debido de prolongarse más.

Jorge  Binaghi