Audioclasica

10-XI-2017 Y huirán la tristeza y el gemido…

© A. Bofill

BARCELONA Temporada 2017/18. Gran Teatre del Liceu ORQUESTRA SIMFÒNICA I COR DEL GRAN TEATRE DEL LICEU. POLIFÒNICA DE PUIG-REIG. MOJCA ERDMANN, soprano. JOSÉ ANTONIO LÓPEZ, barítono. JOSEP PONS, director. Johannes Brahms: Ein deutsches Requiem op. 45 Aforo: 2286 Asistencia: 90% Inmejorable elección la del Réquiem alemán de Brahms para protagonizar el anual “Memorial Pau Casals”, en sintonía con el resto de programas sinfónicos de esta temporada de la Orquestra Simfònica i Cor del Gran Teatre del Liceu, que rendirá de nuevo honores al músico de Hamburgo en junio (Concierto para piano y orquesta n. 2) tras una incursión straussiana en…

© A. Bofill

© A. Bofill

BARCELONA

Temporada 2017/18. Gran Teatre del Liceu

ORQUESTRA SIMFÒNICA I COR DEL GRAN TEATRE DEL LICEU. POLIFÒNICA DE PUIG-REIG. MOJCA ERDMANN, soprano. JOSÉ ANTONIO LÓPEZ, barítono. JOSEP PONS, director.

Johannes Brahms: Ein deutsches Requiem op. 45

Aforo: 2286 Asistencia: 90%

Inmejorable elección la del Réquiem alemán de Brahms para protagonizar el anual “Memorial Pau Casals”, en sintonía con el resto de programas sinfónicos de esta temporada de la Orquestra Simfònica i Cor del Gran Teatre del Liceu, que rendirá de nuevo honores al músico de Hamburgo en junio (Concierto para piano y orquesta n. 2) tras una incursión straussiana en marzo. Inmejorable por la trascendencia de la obra, por la natural inclinación de Casals hacia el romanticismo germánico y, last but not least, por lo que su interpretación supone de piedra de toque de la madurez de las fuerzas sinfónico-corales del teatro barcelonés.

Dos debutantes en él la temporada pasada asumieron, con plena solvencia, las intervenciones solistas: Mojca Erdmann, de timbre puro y expresión ingenua, y, sobre todo, José Antonio López, barítono en justo ascenso, tanto por la homogeneidad de su registro como por el control del vibrato, la claridad de dicción y el dramatismo no forzado de su expresión vocal. Es, sin embargo, el réquiem brahmsiano obra que plantea particulares exigencias para el conjunto coral que, en esta ocasión y para redondear el número de casi noventa integrantes, sumaba al coro liceísta la Polifònica de Puig-Reig; cumplió con nota, especialmente en su sección grave, con intervenciones poderosas -así, los tutti del segundo movimiento, enérgico y sin pérdida de la claridad polifónica en su fugato final– y adecuado matiz de recogimiento en el “Selig sind die Toten” final.

Josep Pons, de amplia experiencia en la dirección de este tipo de repertorio y con notable ductilidad para la indicación del matiz, optó por tempi pausados (“Selig sind, die da Leid tragen”, coda de “Denn wir haben hie keine bleibende Statt”) y por subrayar los grandes arcos climáticos de los movimientos segundo y sexto, por encima de un “Ihr habt nun Traurigkeit” algo deslavazado y con un acorde final dubitativo o de los leves desajustes rítmicos del inicio del tramo conclusivo del “Herr, lehre doch mich”.

Al mismo tiempo rubricó, sacando provecho del carácter compacto de la cuerda grave y de la seguridad de los metales, detalles de mérito, caso de la fluidez de fraseo de “Wie lieblich sind deine Wohnungen, Herr Zebaoth” o los sforzandi y precisa articulación del fugato del ya mencionado “Denn wir haben…”, en interpretación casi attacca con el movimiento final; un saldo, en fin, muy positivo para una versión aplaudida con ganas y que refuerza la impresión de crecimiento sostenido de la orquesta y coro liceístas.

Germán Gan Quesada