Audioclasica

2-XII-2017 Supremo deleite wagneriano

BARCELONA Gran Teatre del Liceu. Temporada 2017-2018 THEORIN, VINKE, CONNOLLY, GRIMSLEY, DOHMEN. ORQUESTRA SIMFÒNICA I COR DEL GRAN TEATRE DEL LICEU. JOSEP PONS, dirección musical. ÀLEX OLLÉ, dirección escénica. ALFONS FLORES, escenografía. Richard Wagner: Tristan und Isolde Aforo: 2286 Asistencia: 90% Tristan pasea por las Ramblas… Y no cualquiera, sino el encarnado por buena parte del reparto encargado del anillo liceísta de las últimas temporadas (Theorin, Vinke, Dohmen, Grimsley) y con la exitosa puesta en escena de Àlex Ollé para la ópera lionesa en 2011; la muy comentada semiesfera de cemento –polisémica en su simbolismo (luna, castillo, losa sepulcral)– que…

© A. Bofill. Theorin y Vinke en una escena del acto III

© A. Bofill. Theorin y Vinke en una escena del acto III

BARCELONA

Gran Teatre del Liceu. Temporada 2017-2018

THEORIN, VINKE, CONNOLLY, GRIMSLEY, DOHMEN. ORQUESTRA SIMFÒNICA I COR DEL GRAN TEATRE DEL LICEU. JOSEP PONS, dirección musical. ÀLEX OLLÉ, dirección escénica. ALFONS FLORES, escenografía.

Richard Wagner: Tristan und Isolde

Aforo: 2286 Asistencia: 90%

Tristan pasea por las Ramblas… Y no cualquiera, sino el encarnado por buena parte del reparto encargado del anillo liceísta de las últimas temporadas (Theorin, Vinke, Dohmen, Grimsley) y con la exitosa puesta en escena de Àlex Ollé para la ópera lionesa en 2011; la muy comentada semiesfera de cemento –polisémica en su simbolismo (luna, castillo, losa sepulcral)– que domina el espacio desde mitad del acto primero resume una concepción dramática respetuosa, apoyada en un atrezo y vestuario sintéticos y en una iluminación directa y comprensible que subraya los sutiles cambios de estados de ánimo de los personajes y muta en óculo cegador y frontal en la “Liebestod”. Al mismo tiempo, proporciona soluciones inteligentes en términos de profundidad de caja y juegos de alturas para las intervenciones de los personajes, por medio de trampillas, puertas y escaleras que facilitan los mutis, proporciona un recogimiento cóncavo para el dúo del acto segundo y permite el despliegue de las elegantes, y nada invasiones, videoproyecciones de Franc Aleu, que la dotan de movilidad y matices de claroscuro y completan una visión extraordinariamente atractiva en su simplicidad.

© A. Bofill. Un momento del acto II

© A. Bofill. Un momento del acto II

Casi ningún reproche suscita el reparto, presidido por una espléndida (y conocida Isolde ya en la visita de los conjuntos de Bayreuth al teatro barcelonés en 2012) Iréne Theorin: la seguridad de su proyección, la firmeza de la zona grave y la justeza en el vibrato, adecuadamente expandido en el acto segundo, definieron una actuación memorable, incluso a pesar de los esporádicos problemas de balance con la orquesta en el “Liebestod”; por su parte, Stefan Vinke (Tristan), insípido y envarado al inicio y de emisión algo abierta, fue ganando enteros a partir del dúo nocturno y completó una recreación notable del paladín vencido en el acto conclusivo.

Tampoco caben repartos al elenco de comprimarios, encabezado por el dignísimo Marke de un veterano en el papel (Albert Dohmen), siempre expresivo en su línea de canto, y, a cierta distancia, por la Brangäne de Sarah Connolly, más acertada en el acto primero que en el resto de la ópera, y por Greer Grimsley como recio Kurwenal, así como por los papeles menores, bien defendidos a cargo de Francisco Vas (Melot), Germán Olvera (Timonel) y Jorge Rodríguez Norton (Pastor/Joven marinero).

© A. Bofill. Acto II

© A. Bofill. Acto II

Josep Pons bregó con energía para obtener la necesaria suntuosidad de la orquesta wagneriana, explorando los matices camerísticos y cantábile del primer preludio, el colorido e inquietud rítmica del segundo y la intensidad patética del tercero; cuerda generosa, maderas precisas (destaquemos los clarinetes) y metales brillantes, con especial mención de las trompas, contribuyeron a un buen ritmo dramático, muy notable en la dosificación de tempi de la segunda mitad del primer acto y en los grandes arcos dinámicos y claridad motívica del segundo. Razones de sobra, pues, para el aplauso entusiasta y en pie que acogió al héroe de Cornualles y a la princesa de Irlanda en su nueva visita al Mediterráneo…

Germán Gan Quesada

essay writing servicepay for essaybuy custom essays