Audioclasica

14-III-2018 Haydn a La Cubana

Valencia  Temporada 2017/2018. Teatre Martin i Soler MOISÉS MARÍN. OLGA SYNIAKOVA. CÉSAR MÉNDEZ. ANNYA PINTO. ELENA SCHIRRU. NOZOMI KATO. ANDRÉS SULBARÁN. EMILIO SAGI, director de escena. COR DE LA GENERALITAT VALENCIANA. JORDI BLACH, director. ORQUESTRA DE LA COMUNITAT VALENCIANA. JONATHAN BRANDANI, director musical. Franz Joseph Haydn: Il mondo della luna Aforo: 400 Asistencia: 100 % El contacto de Haydn con la ópera fue ocasional. En la década de 1760 realizó varias incursiones que se harían frecuentes en los años siguientes, cuando el príncipe Nicolaus Esterházy instituyó una temporada regular. Las compañías programadas solían ser foráneas, pero el de Rohrau tuvo…

Il mondo della Luna. Palau Les Arts. Miguel Lorenzo y Mikel Ponce.

Clarice y Flaminia planean emanciparse para conseguir un “novio a la moda”. Créditos: Miguel Lorenzo y Mikel Ponce. 

Valencia

 Temporada 2017/2018. Teatre Martin i Soler

MOISÉS MARÍN. OLGA SYNIAKOVA. CÉSAR MÉNDEZ. ANNYA PINTO. ELENA SCHIRRU. NOZOMI KATO. ANDRÉS SULBARÁN. EMILIO SAGI, director de escena. COR DE LA GENERALITAT VALENCIANA. JORDI BLACH, director. ORQUESTRA DE LA COMUNITAT VALENCIANA. JONATHAN BRANDANI, director musical.

Franz Joseph Haydn: Il mondo della luna

Aforo: 400 Asistencia: 100 %

El contacto de Haydn con la ópera fue ocasional. En la década de 1760 realizó varias incursiones que se harían frecuentes en los años siguientes, cuando el príncipe Nicolaus Esterházy instituyó una temporada regular. Las compañías programadas solían ser foráneas, pero el de Rohrau tuvo que hacerse cargo de algunos títulos. A lo largo de su carrera, entre óperas y comedias italianas, Singspiele, música incidental y teatro de guiñol, completó más de una veintena de piezas. Un número menor en comparación con sus sinfonías y cuartetos, pero para nada carente de interés. Así lo demostró Philemon und Baucis el curso pasado y así lo confirma Il modo della luna.

Esta opera buffa, estrenada el 3 de agosto de 1777, sirvió de entretenimiento a los invitados a las nupcias del hijo menor del príncipe. En ella Goldoni, como después Moratín, presenta el postulado ilustrado de anteponer los sentimientos a la obligación del matrimonio convenido. Reacción que preocupó tanto, que en esa misma época en nuestro país, Carlos III dictó una pragmática que obligaba a los menores de 25 años a acatar las decisiones paternas.

Así, Buonafede, aficionado a la astronomía, tiene dos hijas y no las deja casarse con quien desean. Ecclitico, quien pretende a una de ellas y la faltriquera del viejo, lo engaña haciéndose pasar por astrónomo. Le deja mirar por un catalejo y en ese nuevo mundo lunar, o lunático, el patriarca ve lo que quiere ver: un lugar en el que el juicio de la mujer es proporcional al número de palos que recibe, en vez de un mundo feliz y pacífico. Uno de los problemas que sacaron a cientos de miles de mujeres a la calle días antes de esta representación. Si Don Quijote creyó desencantar a la duquesa tras cabalgar a lomos de Clavileño, Buonafede despierta en la Luna tras ser mecido por ella misma en un viaje alucinógeno.

La versión pertenece al Teatro Arriaga y a la Opéra de Monte-Carlo. Fue estrenada en 2013 por Jesús López Cobos, a cuya memoria fueron dedicadas todas las funciones. Obtuvo el galardón a la mejor nueva producción de los premios del Teatro Campoamor de esa edición. La dirección escénica es de Emilio Sagi y transcurre en un tono jocoso y amable. La escenografía de Daniel Bianco se asemeja a los coloridos y vodevilescos espectáculos de la compañía teatral La Cubana. Tiene esa misma frescura, pero es más comedida. No aparecen los exagerados golpes de humor de los catalanes.

Il mondo della Luna.

Final de Il mondo della Luna. Palau Les Arts. Miguel Lorenzo y Mikel Ponce.

Il mondo della luna pone a prueba las dotes actorales y vocales de los cantantes del Centre de Perfeccionament. En las primeras cumplieron todos con creces. El apartado vocal transcurrió con más irregularidad. En algunos casos la vehemencia causada por la entrega superó al control, dando lugar a algún desgarro. Destacó la madurez de Nozomi Kato, quien después de pasar por el Centre ha tenido ocasiones de lucimiento como profesional. De nuevo, pudimos apreciar su sonido redondo e igualado y su expresividad.

César Méndez, un tanto plano en la primera parte, mejoró en la segunda al flexibilizar el fraseo y dar mayor calidez a su sonido. De Moisés Marín llamó la atención la naturalidad y expresión de sus recitativos. Con Anny Pinto firmó un tierno y bien cantado dúo final. Lástima que la soprano tuviera algún roce en la afinación. Su sonido está bien timbrado en el agudo. Elena Schirru mostró vis cómica. Lució potencia, bonito color y proyección, aunque tuvo dificultades con los adornos. Ambas, Pinto y Schirru, desarrollaron la escena más hilarante: cuando Clarice y Flaminia planean emanciparse para conseguir un “novio a la moda”. Olga Syniakova tiene un sonido bonito pero le cuesta proyectar. Andrés Sulbarán cumplió con una buena línea vocal y los cuatro cantantes del Cor, además de cantar bien, actuaron con soltura y gracia.

Jonathan Brandani debutaba en este podio. Dirigió una orquesta jugosa. Tras una potente obertura, resaltó siempre que pudo los elementos Sturm und Drang que aún salpican la partitura y aprovechó los momentos instrumentales (ballets, sinfonías, marcha e intermezzi) para lucir conjunto. Con todo redondeó un espectáculo ameno del que el público salió sonriente y complacido.

DANIEL MARTÍNEZ BABILONI

essay writing servicepay for essaybuy custom essays