Audioclasica

22-IV-2018 Lombardos en Piamonte

TURÍN TEMPORADA OPERA. TEATRO REGIO ALEX ESPOSITO, ANGELA MEADE, FRANCESCO MELI, GIUSEPPE GIPALI, LAVINIA BINI, ANTONIO DI MATTEO. CORO Y ORQUESTA DEL TEATRO. STEFANO MAZZONIS DI PRALAFERA: dirección escénica. MICHELE MARIOTTI: director musical Verdi: I Lombardi alla prima crociata Aforo: 1592. Asistencia: 95 % Les costó volver de la cruzada, también aquí. 1926 (en el viejo Regio) en versión escénica, y 1957 en versión de concierto en el entonces auditorio de la RAI. Pero lo hicieron y conquistaron el sitio con medios más pacíficos y estimulantes (aunque sigue sorprendiendo la modernidad- contradictoria con el antes y el después- del final…

Ramella&Giannese©Teatro Regio Torino

Ramella&Giannese©Teatro Regio Torino

TURÍN

TEMPORADA OPERA. TEATRO REGIO

ALEX ESPOSITO, ANGELA MEADE, FRANCESCO MELI, GIUSEPPE GIPALI, LAVINIA BINI, ANTONIO DI MATTEO. CORO Y ORQUESTA DEL TEATRO. STEFANO MAZZONIS DI PRALAFERA: dirección escénica. MICHELE MARIOTTI: director musical

Verdi: I Lombardi alla prima crociata

Aforo: 1592. Asistencia: 95 %

Les costó volver de la cruzada, también aquí. 1926 (en el viejo Regio) en versión escénica, y 1957 en versión de concierto en el entonces auditorio de la RAI. Pero lo hicieron y conquistaron el sitio con medios más pacíficos y estimulantes (aunque sigue sorprendiendo la modernidad- contradictoria con el antes y el después- del final del segundo acto). Tal vez lo que no funcionó nada fue la puesta en escena (coproducción con Lieja y con autoría del director general de dicho teatro), no sólo avejentada (incluso el cartón pintado parecía de la época de Verdi, el uso del video cinematográfico para la batalla sirvió de poco, la marcación de actores brilló por su ausencia y casi fue mejor, al menos en el caso del protagonista, y algunos gestos del coro invitaron a la sonrisa educada o a las risas sofocadas). Incluso el vestuario, en particular el de los paganos y paganas, resultó ‘peculiar’.

Ramella&Giannese©Teatro Regio Torino

Ramella&Giannese©Teatro Regio Torino

La parte musical ofreció sólo bondades, salvo algún comprimario o el estado vocal de Gipali (se comentó que había estado enfermo, pero en cualquier caso se lo oyó poco y no encandiló precisamente en el difícil y nada remunerativo rol de Arvino). El coro, preparado por Andrea Secchi, estuvo magnífico en lo vocal (olvidemos lo escénico) y consiguió su merecido aplauso tras la interpretación de ese solo magistral que es ‘O Signore, dal tetto natío’. La orquesta no le cedió (y el concertino, Stefano Vagnarelli, no sólo fue aplaudido tras el solo de introducción del gran terceto, sino que fue llamado al escenario al final) y tuvo en la figura de Mariotti, que se enfrentaba por primera vez con este título, una guía sensacional: sorprende siempre en este joven gran director, que renueva fastos de la dirección italiana y no sólo en ópera, la capacidad para dar exactamente con el tono y estilo, su impecable equilibrio con el escenario, los ritmos y dinámicas, que nunca banalizaron los arranques del joven Verdi sino que les comunicaron esa espontaneidad y verdad que han sido siempre su mejor baza.

Ramella&Giannese©Teatro Regio Torino

Ramella&Giannese©Teatro Regio Torino

De los comprimarios hay que destacar el buen hacer de Bini (Viclinda) y Di Matteo (Pirro, el escudero del pérfido Pagano). Este, posteriormente convertido en ermitaño para expiar su culpa, supuso el ingreso de un rol estelar de Verdi para Esposito, que cantó con solvencia, dominio, el volumen necesario y la extensión suficiente en ambos extremos, y logró casi hacer creíble su personaje. Meli, con una peluca absurda, no brilló como artista, pero sí como cantante, pese a un pequeño accidente pasajero (resuelto gracias a la técnica) en Oronte y dejó patente su bello timbre y su capacidad para las diversas inflexiones. Por sobre todos reinó Meade, que tampoco es una actriz consumada, pero sí una voz extraordinaria por potencia, belleza e igualdad entre registros, de emisión fácil, disciplinada por una técnica férrea. No es que se prodigue mucho por tierras latinas, pero esta Giselda ha sido, en mi opinión, mejor que su Norma en Madrid, y de lo mejor que le he oído por su habilidad para ejecutar las endiabladas agilidades, las notas filadas, y los centros y graves con cuerpo que esta difícil parte exige. Habría que salir en tromba a contratar a estos tres cantantes, pero ya se sabe… Después de semejante acierto, sólo es de esperar que el Regio, que atraviesa un momento de turbulencias, logre salir indemne de ellas.

Jorge Binaghi

essay writing servicepay for essaybuy custom essays