Audioclasica

08-V-2018 Hermanados en la música

BARCELONA Palau de la Música Catalana. Ibercamera. Temporada 2017-2018 SERGEY KHACHATRYAN, violín. LUSINE KHACHATRYAN, piano. Obras de W. A. Mozart, S. Prokofiev y C. Franck. Propinas: A. Khachaturian, “Danza del sable” (Gayaneh); M. de Falla, “Nana” (Siete canciones populares españolas) Aforo: 2000 Asistencia: 75% Con un sugerente programa, visitó el dúo de los hermanos Khachatryan por tercera vez el ciclo de Ibercamera: él, con gesto austero al inicio del programa; ella, más extrovertida. Pero ambos al servicio común de tres obras –con la Sonata para violín y piano en La mayor de César Franck como principal reclamo, incluso en el…

©https://es-la.facebook.com/sergeykhachatryanviolinist/

©https://es-la.facebook.com/sergeykhachatryanviolinist/

BARCELONA

Palau de la Música Catalana. Ibercamera. Temporada 2017-2018

SERGEY KHACHATRYAN, violín. LUSINE KHACHATRYAN, piano.

Obras de W. A. Mozart, S. Prokofiev y C. Franck. Propinas: A. Khachaturian, “Danza del sable” (Gayaneh); M. de Falla, “Nana” (Siete canciones populares españolas)

Aforo: 2000 Asistencia: 75%

Con un sugerente programa, visitó el dúo de los hermanos Khachatryan por tercera vez el ciclo de Ibercamera: él, con gesto austero al inicio del programa; ella, más extrovertida. Pero ambos al servicio común de tres obras –con la Sonata para violín y piano en La mayor de César Franck como principal reclamo, incluso en el título del concierto– que lograron llevar al público a un estado de puro goce camerístico.

La pulsación ligera y coloreada y el parco uso del pedal por parte de Lusine Khachatryan definieron el marco interpretativo de la Sonata para violín y piano n. 32 K 454, de Mozart, como primera obra de la velada. Es cierto que en momentánea contradicción con el estilo, más expansivo en matiz, vibrato y rubato, del violinista (especialmente, en la introducción del primer movimiento y en el “Andante”), pero, en términos generales, conjuntando una versión notable, tanto en la precisión de los ataques staccato (“Allegro” inicial), como en la delicadeza dinámica del movimiento central y en el elegante espíritu, no exento de elementos sorpresivos, del “Allegretto” final.

De irreprochable, por el contrario, cabe considerar el diálogo instrumental de la magnífica versión ofrecida de la Sonata para violín y piano n. 2 op. 94bis, de Prokofiev: acabado carácter contrastante entre el lirismo inaugural y el vigor del desarrollo del “Moderato”, impecable técnica de Sergey Khachatryan en términos de articulación y precisión de los armónicos en un “Scherzo” de agridulce sarcasmo y adecuada línea cantabile en el “Andante” fueron rasgos plausibles que justificaron la ovación del auditorio tras un “Allegro con brio – Poco meno mosso”, muy bien acentuado y cuya traducción enérgica no conllevó pérdida de control alguna.

Mucho ha avanzado el dúo en su concepción de la sonata franckiana desde su grabación para Naïve en 2008: se mantiene el aliento improvisatorio en el tercer movimiento y la amplitud de fraseo y legato, en largos crescendi, del “Allegretto ben moderato”, pero se ha ganado en un “Allegro”, de tempo más claro, exquisita tensión dinámica en su segunda sección y en la preparación de la coda, así como en el color tímbrico conjunto. Como rúbrica, el “Allegretto poco mosso” conclusivo contrapesó magistralmente la noble simplicidad de su estribillo canónico con el natural énfasis de los episodios appassionato, doble vertiente de un concierto reflejada en sendos bises que arrancó el sostenido aplauso a ambos hermanos.

Germán Gan Quesada

essay writing servicepay for essaybuy custom essays