Audioclasica

06-VII-2018 El final sin moralina

LONDRES TEMPORADA OPERA. ROYAL OPERA HOUSE AT COVENT GARDEN MARIUSZ KWIECIEN, ILDEBRANDO D’ARCANGELO, RACHEL WILLIS-SOERENSEN, HRACHUHI BASSENZ, PAVOL BRESLIK, CHEN REISS, WILLARD WHITE, ANATOLI SIVKO. CORO Y ORQUESTA DEL TEATRO. KASPER HOLTEN: dirección escénica. MARC MINKOWSKI: director musical Mozart: Don Giovanni Aforo:2.256. Asistencia: 95% Era esta la tercera reposición de la producción de Holten que también se vio el año pasado en Barcelona. Demasiado video, demasiadas palabras, demasiados gags, demasiados tics, aunque finalmente no merezca la artillería pesada con que fue recibida en su estreno. No dice nada nuevo, lo que tampoco es fácil, no se decide por la situación…

© 2018 ROH. Bill Cooper

© 2018 ROH. Bill Cooper

LONDRES

TEMPORADA OPERA. ROYAL OPERA HOUSE AT COVENT GARDEN

MARIUSZ KWIECIEN, ILDEBRANDO D’ARCANGELO, RACHEL WILLIS-SOERENSEN, HRACHUHI BASSENZ, PAVOL BRESLIK, CHEN REISS, WILLARD WHITE, ANATOLI SIVKO. CORO Y ORQUESTA DEL TEATRO. KASPER HOLTEN: dirección escénica. MARC MINKOWSKI: director musical

Mozart: Don Giovanni

Aforo:2.256. Asistencia: 95%

Era esta la tercera reposición de la producción de Holten que también se vio el año pasado en Barcelona. Demasiado video, demasiadas palabras, demasiados gags, demasiados tics, aunque finalmente no merezca la artillería pesada con que fue recibida en su estreno. No dice nada nuevo, lo que tampoco es fácil, no se decide por la situación de doña Ana, los fantasmas de mujeres conquistadas dan vuelta sin mucho sentido, y la –admitida- supresión del concertante final con la moraleja nos deja siempre frente a este libertino que, sobre todo gracias a un Kwiecien (quien no estuvo tan inspirado en el Liceu), y en especial en el segundo acto, va al encuentro de su destino con un tormento interior y una voluntad de aniquilación fantásticos.

© 2018 ROH Bill Cooper. Chen Reiss como Zerlina y Mariusz Kwiecień como Don Giovanni

© 2018 ROH. Bill Cooper. Chen Reiss como Zerlina y Mariusz Kwiecień como Don Giovanni

© 2018 ROH. Bill Cooper. Mariusz Kwiecień e Ildebrano D'Arcangelo

© 2018 ROH. Bill Cooper. Mariusz Kwiecień e Ildebrano D’Arcangelo

El barítono polaco estaba además en magnífico estado vocal. Lo mismo puede decirse de D’Arcangelo, cuya voz está más obscura, pero también más pesada y menos flexible, y que en más de un momento rozó la caricatura en su Leporello. Breslik (Ottavio) volvió a denotar falta de brillo en el timbre y tiranteces en las notas aguda y una respiración bien administrada pero que parece siempre a punto de abandonarlo. Bassenz fue una pálida Elvira, de agudo muchas veces descontrolado y centro y grave de escaso peso e interés e hizo lo que pudo como artista. Willis-Soerensen fue muy aplaudida. Como su colega Bassenz parece tener un repertorio al que no le falta nada. La voz parece la de una lírico ligera en el agudo, que es limitado pero grato, mientras que grave y centro parecen huecos o descolocados (obtuvo el mayor aplauso tras ‘Non mi dir’, que cantó bien, pero no de modo excepcional. Últimamente observo que pasan por fenómenos cantantes solventes y correctos pero escasamente notables). Reiss fue una buena Zerlina con un timbre impersonal y algo metálico y no demasiado graciosa, pero en todo caso siempre infinitamente superior al apenas mediocre Masetto de Sivko. White en el Comendador causa todavía impresión por su volumen, pero no tanto ya por su extensión o su color. El coro preparado por William Spaulding estuvo bien en una obra que mucho no le pide, pero personalmente prefiero el sonido que de él extraía Balsadonna. Las tres horas no pasaron precisamente en un soplo aunque el público parecía satisfecho. No parecía el mismo que se escandalizaba en Guillaume Tell, tal vez porque como hay un libertino hay que aceptar lo que en un rossini no se aceptaba. Los públicos de ópera de todo el mundo tienen una vara de medir siempre muy singular, con una buena cuota de hipocresía, aunque este no es el lugar para tratar este asunto.

© 2018 ROH. Bill Cooper Mariusz Kwiecień y Willard W. White

© 2018 ROH. Bill Cooper Mariusz Kwiecień y Willard W. White

Lo mejor, junto con Kwiecien fue la dirección de Minkowski, que se olvidó por suerte de la filología (en lo único que se notó fue en la sequedad de los violines y en el predominio a veces excesivo de los chelos –por ejemplo en ‘Batti batti’) e hizo sonar la orquesta muy bien, y muy expresiva, quizá más en el aspecto dramático que en el ‘giocoso’.

Jorge  Binaghi

essay writing servicepay for essaybuy custom essays