Audioclasica

06-VI-2019 Príncipe del teclado

BARCELONA Palau de la Música Catalana. BCN Clàssics. Temporada 2018-2019. JOAQUÍN ACHÚCARRO, piano. Obras de F. Chopin, C. Debussy y M. Ravel. Propinas: E. Grieg, Nocturno op. 54/4; A. Scriabin, Nocturno para la mano izquierda op. 9/2; F. Chopin, Preludio op. 28/16. Aforo: 2000 Asistencia: 80% La aclamación con que fue recibido Joaquín Achúcarro en el escenario del Palau fue claro presagio del éxito: la poderosa presencia escénica, desde la contención del gesto, del pianista bilbaíno, su proverbial nitidez tímbrica y el maduro magisterio expresivo con que afrontó el programa escogido para este concierto de clausura de la temporada de…

© Baptiste Millot

BARCELONA

Palau de la Música Catalana. BCN Clàssics. Temporada 2018-2019.

JOAQUÍN ACHÚCARRO, piano.

Obras de F. Chopin, C. Debussy y M. Ravel. Propinas: E. Grieg, Nocturno op. 54/4; A. Scriabin, Nocturno para la mano izquierda op. 9/2; F. Chopin, Preludio op. 28/16.

Aforo: 2000 Asistencia: 80%

La aclamación con que fue recibido Joaquín Achúcarro en el escenario del Palau fue claro presagio del éxito: la poderosa presencia escénica, desde la contención del gesto, del pianista bilbaíno, su proverbial nitidez tímbrica y el maduro magisterio expresivo con que afrontó el programa escogido para este concierto de clausura de la temporada de BCN Clàssics fueron, respondiendo a esa acogida inicial, incontestables.

Toda la primera parte, presidida por la renuncia a excesos dinámicos, se dedicó a Chopin: alguna elección original (como los menos interpretados Preludio op. 45, de amplio fraseo, o la Barcarola op. 60, menos lograda en su primer tramo) convivió con composiciones de pleno repertorio, en las que la elección de tempi moderados favoreció la transparencia cantabile (Fantasía-Impromptu op. post. 66) y el contraste episódico (Polonesa heroica op. 53), combinada con un sabio manejo del rubato en sendos nocturnos.

El segundo tramo de la velada, la interpretación de cuyas obras vino precedida de una breve introducción por parte del propio Achúcarro, lo situaba en un repertorio en que apenas tiene competencia, como es la música francesa de comienzos del siglo XX: Debussy y Ravel. Difícil superar el magnífico matiz de la coda de La plus que lente, la diferenciación de planos sonoros y la precisa articulación de “La terrasse des audiences du clair de lune” y “La Puerta del Vino” del compositor de Saint-Germain-en-Laye y, especialmente, el sentido rítmico, el espíritu lúdico y la agilidad de pulsación mostrados en los otros dos preludios del segundo libro que completaban la selección (“Général Lavine-excentric” y “Feux d’artifice”). Aún más convincente resultó la ejecución del Gaspard de la nuit raveliano, soberbio en el manejo del pedal, en los sfumati del registro agudo y en la extensión de la paleta dinámica, con momentos de rara intensidad emotiva (“Le gibet”) y un “Scarbo”, simplemente, de antología.

Inexcusable, pues, la ovación cerrada que cerró el concierto, antes de las propinas obligadas… y que, al mismo tiempo, abrochaba este curso del ciclo BCN Clàssics, en plena consolidación y con el que el público barcelonés podrá volver a encontrarse, esta vez de la mano del Mahler de Zubin Mehta, el próximo 18 de septiembre: un magnífico comienza para una temporada más que prometedora.

Germán Gan Quesada

essay writing servicepay for essaybuy custom essays