Audioclasica

23-X-2019 Importante esfuerzo mal calculado

FLORENCIA MAGGIO MUSICALE. Teatro 23-X-2019. DARIO SCHMUNCK, ALEXIA VOULGARIDOU, LUCA LOMBARDO, ANDRÉ COURVILLE, GIANLUCA MARGHERI.  ORQUESTA Y CORO DEL TEATRO. CECILIA LIGORIO: dirección escénica. JEAN-LUC TINGAUD: director musical Spontini: Fernand Cortez ou La Conquête du Mexique Aforo:1800. Asistencia: 75% Esta reposición coincidió con la inauguración de la temporada 2019-2020. Fue un título querido por el anterior director musical, Fabio Luisi (cuya marcha, como la del director general Chiarot, es un terrible resultado de la forma desvergonzada en que la política se inmiscuye en la gestión de los teatros líricos), y que podría haber tenido todo el sentido del mundo, pero…

© Michele Monasta

FLORENCIA

MAGGIO MUSICALE. Teatro

23-X-2019. DARIO SCHMUNCK, ALEXIA VOULGARIDOU, LUCA LOMBARDO, ANDRÉ COURVILLE, GIANLUCA MARGHERI.  ORQUESTA Y CORO DEL TEATRO. CECILIA LIGORIO: dirección escénica. JEAN-LUC TINGAUD: director musical

Spontini: Fernand Cortez ou La Conquête du Mexique

Aforo:1800. Asistencia: 75%

Esta reposición coincidió con la inauguración de la temporada 2019-2020. Fue un título querido por el anterior director musical, Fabio Luisi (cuya marcha, como la del director general Chiarot, es un terrible resultado de la forma desvergonzada en que la política se inmiscuye en la gestión de los teatros líricos), y que podría haber tenido todo el sentido del mundo, pero con otro director y reparto. Tingaud es correcto, pero con tendencia al forte y al ritmo de marcha. La orquesta y el coro (algo menos, dirigido por Lorenzo Fratini, y aquejado del pésimo francés de casi todos) lo hicieron bien y también, en la medida de lo posible con la poco digerible coreografía de Alessio Maria Romano, los miembros del Nuovo Balletto di Toscano bajo la dirección artística de Cristina Bozzolini. Se dio por primera vez en tiempos modernos la versión original de 1809 que el autor revisó una y otra vez y pasó del francés al alemán y al italiano. Lo que queda es un intento monumental, desequilibrado (tres ballets de excesiva duración) y casi por completo falto de interés escénico (la historia en sí lo sería; el desarrollo y la presentación de los personajes confirman que Spontini no era un genio dramático aunque sí un excelente músico).

© Michele Monasta

© Michele Monasta

El espectáculo preparado por Ligorio tiene el mérito de ser fácil de seguir, no caro, y la espectacularidad está aludida y más o menos lograda sin una realización fastuosa –e hiperbólica- pero la directora ni intentó siquiera insuflar algo de vida a los personajes. Todo es el recuerdo en la vejez de Morales (Margheri, un cantante y actor interesante ligeramente sobreactuado), el segundo de Cortés (un Schmunck algo fatigado pero correcto), que recuerda la empresa mexicana –poco que ver con la historia aunque el único personaje femenino, Amazily, esté forjado sobre la histórica y célebre Doña Marina o Malinche- y con unos textos de la crónica de Bernal del Castillo y otra anónima se logra la conclusión políticamente correcta y absolutamente contraria a las intenciones del autor y de su destinatario –Napoleón.

© Michele Monasta

© Michele Monasta

Es lo que tiene la pretensión de corregir los hechos, que pueden criticarse, sin hacer de los vencidos vencedores. En la parte vocal, aparte de los mencionados, se pudieron apreciar los esfuerzos casi siempre exitosos de Voulgaridou, ausente hacía tiempo de los escenarios, y los casi siempre insuficientes de Lombardo, cuyo único punto positivo en el rebelde Telasco, hermano de la amante de Cortés, fueron los recitativos por su excelente francés. Courville encarnó a un gran sacerdote más barítono que bajo y sobre todo engolado, y todos se movieron lo mejor que pudieron. Hubo deserciones durante los intervalos e incluso durante los actos, pero los que llegaron al final aplaudieron con calor.

Jorge  Binaghi

essay writing servicepay for essaybuy custom essays