Audioclasica

21-XI-2019 Una primera escénica absoluta de Donizetti

BÉRGAMO OPERA. TEATRO donizetti LIDIA FRIDMAN, KONU KIM, FLORIAN SEMPEY, ROBERTO LORENZI, FEDERICO BENETTI. ORQUESTA Y CORO DEL TEATRO. JEAN-LUC TINGAUD: director musical. FRANCESCO MICHELI: director de escena Donizetti: L’ange de Nisida Aforo: 500 Asistencia: 95% Gracias a la paciente reconstitución de Candida Mantica se ha podido recuperar el título nunca estrenado del bergamasco y que fuera a parar en buena parte –pero no en sus números más conocidos- a la inmediatamente posterior Favorite. Se trata de una obra interesante, más por lo que tiene de ‘cocina interna’ de la casa que por sus propios méritos. Ser una ópera con…

© Gianfranco Rota

BÉRGAMO

OPERA. TEATRO donizetti

LIDIA FRIDMAN, KONU KIM, FLORIAN SEMPEY, ROBERTO LORENZI, FEDERICO BENETTI. ORQUESTA Y CORO DEL TEATRO. JEAN-LUC TINGAUD: director musical. FRANCESCO MICHELI: director de escena

Donizetti: L’ange de Nisida

Aforo: 500 Asistencia: 95%

Gracias a la paciente reconstitución de Candida Mantica se ha podido recuperar el título nunca estrenado del bergamasco y que fuera a parar en buena parte –pero no en sus números más conocidos- a la inmediatamente posterior Favorite. Se trata de una obra interesante, más por lo que tiene de ‘cocina interna’ de la casa que por sus propios méritos. Ser una ópera con un personaje cómico (un Don Gaspar que aquí no es tenor segundo sino un bajobarítono de tipo levemente ‘buffo’ y que hasta canta un aria inicial que ha pasado –más retocada- al personaje principal de Don Pasquale) no la ayuda ni en extensión ni en convicción dramática, pero las buenas ideas del director del Festival, Micheli, que usó la platea del Teatro aún en obras para colocar el escenario, mientras el público tomaba asiento en unas gradas sobre el verdadero escenario y en los palcos, el coro en la parte alta, y sólo la orquesta en su foso, evitaron la monotonía.

© Gianfranco Rota. Fridman y Lorenzi, con Sempey al fondo de la imagen

© Gianfranco Rota

© Gianfranco Rota. Konu Kim

Es cierto que algunas soluciones no fueron tal vez las mejores, como convertir a los personajes en un tonto impulsivo (tenor, que puede pasar) o en un capo mafioso (el rey, más discutible), pero hubo escenas de conjunto muy conseguidas (como el concertante final del tercer acto donde todos, desde el coro a los protagonistas, rompen sus vestidos de cartón para revelarse en su verdadero ser). La dirección musical de Tingaud fue un tanto plana, pero mejor que en su Fernand Cortez florenitno. Los cantantes lo hicieron bien (probablemente algo insuficiente el bajo Benetti, pero muy discreto). Si la joven protagonista (Fridman) denotó mucha preparación pero una voz que parece más de mezzo que la de soprano para la que fue escrita la parte, el impetuoso y torpe protagonista del tenor Kim fue muy apreciado, en particular por sus seguros agudos y su entrega. El más fogueado y maduro en resultados fue el rey de Sempey, mientras que Lorenzi mostraba buenas cualidades que sería interesante seguir. Mucho público y muy entusiasta.

Jorge Binaghi

essay writing servicepay for essaybuy custom essays