Audioclasica

17-I-2020 Todas las Ítacas de Ananda Dansa

Valencia Temporada 2019/2020. Teatre Martin i Soler TONI APARISI, PALOMA CALDERÓN, CRISTINA MAESTRE, SARA CANET, MIGUEL MACHADO, RENATA VALLS, LORENZA DI CALOGERO, YOLANDA PEÑA, PAULA QUILES, ISABEL ABRIL, SUSANA RODRIGO, CRISTINA DAVID, JULIA CAMBRA, IRENE MIRA, ABEL MARTÍ, PACO BODI, JOSE GIMÉNEZ, HENAR FUENTETAJA, MIGUEL TORNERO, ANA LUJÁN Y GRETEL STUYCK, bailarines/intérpretes. REBECA VALLS, actriz. JONATAN PENALBA, cant d’estil. ROSÁNGELES VALLS, dirección artística y coreografía. ORQUESTRA DE LA COMUNITAT VALENCIANA. CRISTÓBAL SOLER, director musical. Âtman, el Comiat. El último espectáculo de la compañía Ananda Dansa Aforo: 400 Asistencia: 100 % La travesía que Ananda Dansa emprendió hace treinta y ocho…

Âtman, el Comiat, de Ananda Dansa. Palau de Les Arts. Créditos: Mikel Ponce y Miguel Lorenzo

Valencia

Temporada 2019/2020. Teatre Martin i Soler

TONI APARISI, PALOMA CALDERÓN, CRISTINA MAESTRE, SARA CANET, MIGUEL MACHADO, RENATA VALLS, LORENZA DI CALOGERO, YOLANDA PEÑA, PAULA QUILES, ISABEL ABRIL, SUSANA RODRIGO, CRISTINA DAVID, JULIA CAMBRA, IRENE MIRA, ABEL MARTÍ, PACO BODI, JOSE GIMÉNEZ, HENAR FUENTETAJA, MIGUEL TORNERO, ANA LUJÁN Y GRETEL STUYCK, bailarines/intérpretes. REBECA VALLS, actriz. JONATAN PENALBA, cant d’estil. ROSÁNGELES VALLS, dirección artística y coreografía. ORQUESTRA DE LA COMUNITAT VALENCIANA. CRISTÓBAL SOLER, director musical.

Âtman, el Comiat. El último espectáculo de la compañía Ananda Dansa

Aforo: 400 Asistencia: 100 %

La travesía que Ananda Dansa emprendió hace treinta y ocho años ha llegado a puerto. Lo han decidido sus fundadores, Rosángeles y Edison Valls. Ciertamente, ha sido un camino largo, pero breve a la vez; cargado de aventuras y experiencias, como recomendaba Constantino Cavafis. Una trayectoria reconocida, sí, pero no solo de galardones vive el hombre. La estabilidad la da la solidez de los circuitos y el tejido industrial que los rodea. Ellos sabrán lo que han tenido que bregar en un país insensible hacia la cultura, en el que la danza es la hermana pobre de todas las artes. Según declaró Rosángeles, lo que les lleva al cierre es el tedio de la gestión; en cuanto a lo creativo, están dispuestos a continuar.

Así pues, Ananda Dansa se despide. Lo hace con una producción que se podrá ver hasta el 2 de febrero en Les Arts y después en el Teatro Antonio Ferrandis de Paterna, su sede. Âtman, el Comiat, es una propuesta nueva en la que se dejan ver algunos girones de títulos anteriores. Este está formado por comiat, que en valenciano quiere decir licencia o permiso para marchar, y âtman, alma en sánscrito. Un concepto al que Ananda (felicidad, en esa misma lengua) recurrió para celebrar su vigesimoquinto aniversario con Alma (2006) y el trigésimo con Desalmados (2010).

La denuncia que lanza Âtman también viene de lejos. En la década de 1980, con la puesta en marcha de la compañía, fue celebrada la trilogía sobre la violencia: Destiada (1984-85), Crónica civil V-36/39 (1986-87) y Homanaje a K (1996). De la última parece tomada la escena en la que los bailarines caminan en círculo y marcan la pulsación que coge la orquesta; y de Toda una vida (2000), la de una pareja que comienza su intervención afectuosa y la acaba violentamente. Qué paradoja, la belleza y la plasticidad del movimiento para expresar el dolor. Carmen Alborch lo describió bien: “La mano que te acaricia es la misma que te golpea”. Violencia machista, relatada aquí por madres, padres, hijos, hermanos y las propias maltratadas. Una conducta que persigue “borrar el alma, que [la mujer] no sea nada, que no sea nadie; borrarle los sueños”.

No obstante, hay esperanza. La Dansa dels homes bons (Danza de los hombres buenos) aporta un cambio de intención, de luz y de color armónico. “A ellos sí les queremos”, dice un texto que grita en valenciano la suficiencia, la unidad y la libertad de la mujer. “Mujeres que aman a hombres y mujeres que aman a mujeres.” En definitiva, un canto al amor por parte de la actriz Rebeca Valls, que llena por sí misma la escena. Después, diecisiete bailarines pertenecientes a todas las etapas de Ananda estilizan un festivo fandango y todo se llena de flores, precisamente, como las de Alma. Por último, un epílogo, que no desvelaremos, abunda en la sensibilidad y emoción que transmite un opus último digno de tal carrera.

En todos estos años el encargado de crear las partituras de este teatro-danza, o “danza-metáfora”, como dijo Antoni Tordera, ha sido Pep Llopis. Un compositor que sabe conjugar la música con la dramaturgia de la palabra y también la del silencio. En Âtman éstos son importantes. Llopis es un músico discreto, que recientemente ha visto como su versión electrónica y mediterránea de aquello que se denominó new age, se ha convertido en objeto de culto. Así ha sucedido con Poiemusia. La Nau dels Argonautes (Grabaciones Accidentales, 1987, y RVNG, 2017) en Düsseldorf o Nueva York.

Como Rosángeles Valls en la coreografía, Llopis sublima la música de raíz, el folclore valenciano, para crear ensortijadas melodías y reiterativos ritmos. Cristóbal Soler, desde el podio, mimó el fraseo y el colorido de la solemne muixeranga, del elegante bolero, del citado fandango y del cant d’estil, un canto melismático libre, emparentado con el flamenco, al que se le reforzó su carácter orientalizante. Son motivos que nos llevan también desde la música a producciones anteriores como Crónica civil V-36/39 y Borgia imperante (1992-93). El cantaor fue Jonatan Penalba, uno de los jóvenes renovadores de la tradición. Casi al final, Llopis le sirve un tema que bien podría aparecer en cualquier musical de los de la Gran Vía de Madrid. En ella se aprecia el esfuerzo por conciliar lo folclórico y el pop, y a Penalba le sienta como un guante.

Como no podía ser de otra forma, Âtman, el Comiat sigue la estela pedagógica y crítica que ha caracterizado a Ananda Dansa. No solo nos ha enseñado lo mucho que se puede decir con el cuerpo, sino que ha hecho hueco a lo diferente, a lo diverso, con naturalidad y respeto. Con un talante enriquecedor que hay que agradecer cuando impera la homogeneización y la desconsideración.

DANIEL MARTÍNEZ BABILONI

essay writing servicepay for essaybuy custom essays