Audioclasica

11.XI.2011. El alma del castrato

Fuegos de artificio de un castrato. Las Noches del Real. Teatro Real 11-XI-2011. Obras de Händel y Vivaldi. Propinas: “Alto Giove” de Porpora, “Venti turbini” y “Ombra mai fu” de Händel   Fuegos de artificio de un castrato. Las Noches del Real. Teatro Real   11-XI-2011. Obras de Händel y Vivaldi. Propinas: “Alto Giove” de Porpora, “Venti turbini” y “Ombra mai fu” de Händel 2-XII-2011. PHILIPPE JAROUSSKY, CONTRATENOR. APOLLO’S FIRE (THE CLEVELAND BAROQUE ORCHESTRA). JEANNETTE SORRELL, DIRECTORA Aforo: 1.854 Asistencia: 99%   Tras su memorable Nerone en La coronación de Popea de 2010, Philippe Jaroussky aterrizó en el Real para ofrecer…

Fuegos de artificio de un castrato. Las Noches del Real. Teatro Real
11-XI-2011. Obras de Händel y Vivaldi. Propinas: “Alto Giove” de Porpora, “Venti turbini” y “Ombra mai fu” de Händel

 

01 MADRID 11 12 JarousskyFuegos de artificio de un castrato. Las Noches del Real. Teatro Real

 

11-XI-2011. Obras de Händel y Vivaldi. Propinas: “Alto Giove” de Porpora, “Venti turbini” y “Ombra mai fu” de Händel

2-XII-2011. PHILIPPE JAROUSSKY, CONTRATENOR. APOLLO’S FIRE (THE CLEVELAND BAROQUE ORCHESTRA). JEANNETTE SORRELL, DIRECTORA

Aforo: 1.854 Asistencia: 99%

 

Tras su memorable Nerone en La coronación de Popea de 2010, Philippe Jaroussky aterrizó en el Real para ofrecer un recital dedicado al cada vez más célebre formato de “arias de castrato”, frecuentado por contratenores y mezzos (como ya lo han hecho antes Cecilia Bartoli o Joyce DiDonato en este mismo coliseo).

Fue acompañado de una entusiasta agrupación historicista estadounidense que, pese al refrescante diseño del programa (la explotación de las cualidades hispánicas y seudo-improvisatorias en las variaciones sobre La Follia desataron el entusiasmo del público) no pudo ocultar su inferior categoría con respecto a otras agrupaciones que han acompañado al contratenor francés en sus recientes giras, como la Freiburger Barockorchester.

Resulta sorprendente cómo, frente al mayor dominio técnico de este repertorio del que hacen gala otros cantantes (especialmente, las mezzos), Jaroussky resulta más convincente en la recreación de este repertorio: los cambios de color, los pequeños signos de fatiga al final de las frases más largas, la coloratura brillante pero no tan cincelada como en sus colegas femeninas, todo ello revierte con éxito en una veraz y diferenciada expresión de los textos. Gracias a ello, las arias de bravura (como el inicial “Agitato da fiere tempeste”) no se convierten en meras cascadas de notas, sino en furia, arrogancia o desesperación, según el caso, mientras en las arias lentas utiliza una variadísima paleta de recursos (no siempre ortodoxos) para llevar al oyente a un estado próximo al trance. El público correspondió con generosos aplausos y aclamaciones, reviviendo así el entusiasmo que en su día provocaron los castrati a un artista que ha demostrado ser capaz de rescatar para nosotros su alma.

 

Rafael Fernández de Larrinoa