Audioclasica

11.XI.2011. La batalla sobre el Monumental

OCRTVE Temporada 2011/2012. Teatro Monumental 11-XI-2011. Brahms: Obertura trágica, op.81; Mahler: Kindertotenlieder; Prokofiev: Alexander Nevsky, op. 78. .. OCRTVE Temporada 2011/2012. Teatro Monumental   11-XI-2011. Brahms: Obertura trágica, op.81; Mahler: Kindertotenlieder; Prokofiev: Alexander Nevsky, op. 78. 11-XI-2011. ORQUESTA Y CORO DE RADIO TELEVISIÓN ESPAÑOLA. MIHOKO FUJIMURA, MEZZOSOPRANO. WALTER WELLER, DIRECTOR Aforo: 1.600 Asistencia: 94%   No resultó jovial el programa escogido para la visita de Walter Weller al frente de la ORTVE. Esta vez la formación realizó una difícil gesta por los afectos más luctuosos de la música −siempre bajo los someros trazos del versátil vienés− a cuyo término dejó…

OCRTVE Temporada 2011/2012. Teatro Monumental
11-XI-2011. Brahms: Obertura trágica, op.81; Mahler: Kindertotenlieder; Prokofiev: Alexander Nevsky, op. 78.

..

MADRID 11 11 2011OCRTVE Temporada 2011/2012. Teatro Monumental

 

11-XI-2011. Brahms: Obertura trágica, op.81; Mahler: Kindertotenlieder; Prokofiev: Alexander Nevsky, op. 78.

11-XI-2011. ORQUESTA Y CORO DE RADIO TELEVISIÓN ESPAÑOLA. MIHOKO FUJIMURA, MEZZOSOPRANO. WALTER WELLER, DIRECTOR

Aforo: 1.600 Asistencia: 94%

 

No resultó jovial el programa escogido para la visita de Walter Weller al frente de la ORTVE. Esta vez la formación realizó una difícil gesta por los afectos más luctuosos de la música −siempre bajo los someros trazos del versátil vienés− a cuyo término dejó perpleja a una audiencia zarandeada por los vaivenes de la tragedia, la exaltación y el desaliento.

Ya los acordes iniciales de la Obertura de Brahms anunciaban un concierto de audición severa, toda vez que preludiaban el lamento por los niños muertos a cargo de la mezzosoprano Mihoko Fujimura. Numerosos elogios han recibido sus grabaciones de Mahler, y sin embargo confirió a la obra una ductilidad excesivamente contenida, al margen de las logradas intervenciones de un conjunto instrumental pletórico.

Con todo, resultó una primera parte notoriamente irregular, una sombra de la aguerrida profusión con que orquesta y coro afrontaron el Nevsky en la segunda. Weller enfocó la cantata dirigiendo con equilibrio, mostrándose perspicaz frente a los cambios de carácter y contagiado por el entusiasmo de un coro que brindó momentos inolvidables. En este sentido, tanto la sobrecogedora llamada a Alexander Nevsky como la impetuosa irrupción de Los cruzados en Pskov ofrecieron muestras inequívocas de la maestría de este conjunto vocal. Pero el broche de oro lo puso la extenuante ejecución de La batalla sobre el hielo. Weller imprimió vitalidad y nervio mostrando un amplio dominio de la partitura y una gran elasticidad en su concepto rítmico y sonoro. Y tras una breve aparición de la mezzo nipona, solvente, pero sin convencer en su discurso a los caídos, emergió el coro fortificado por la batalla para alcanzar el mayor reconocimiento del Monumental.

 

Jorge Baeza Stanicic