Audioclasica

13.XI.2011. Mélisande transfigurada

Temporada de ópera 2011/2012. Teatro Real 13.XI.2011. Debussy: Pelléas et Mélisande   Temporada de ópera 2011/2012. Teatro Real   13.XI.2011. Debussy: Pelléas et Mélisande 13-XI-2011. YANN BEURON, TENOR. CAMILA TILLING, SOPRANO. LAURENT NAOURI, BARÍTONO. FRANZ-JOSEPH SELIG, BAJO. CORO Y ORQUESTA TITULARES DEL TEATRO REAL. ROBERT WILSON, DIRECTOR DE ESCENA. SYLVAIN CAMBRELING, DIRECTOR Aforo: 1.854 Asistencia: 99%   Los que hasta ahora hemos bostezado con las producciones operísticas de Robert Wilson en el convencimiento de que su peculiar y monótono talento solo encajaba con propuestas musicales de la onda Philip Glass hemos debido reconocer que, en el caso de Pelléas et Mélisande,…

Temporada de ópera 2011/2012. Teatro Real
13.XI.2011. Debussy: Pelléas et Mélisande

 

01 MadridPelleas01Temporada de ópera 2011/2012. Teatro Real

 

13.XI.2011. Debussy: Pelléas et Mélisande

13-XI-2011. YANN BEURON, TENOR. CAMILA TILLING, SOPRANO. LAURENT NAOURI, BARÍTONO. FRANZ-JOSEPH SELIG, BAJO. CORO Y ORQUESTA TITULARES DEL TEATRO REAL. ROBERT WILSON, DIRECTOR DE ESCENA. SYLVAIN CAMBRELING, DIRECTOR

Aforo: 1.854 Asistencia: 99%

 

Los que hasta ahora hemos bostezado con las producciones operísticas de Robert Wilson en el convencimiento de que su peculiar y monótono talento solo encajaba con propuestas musicales de la onda Philip Glass hemos debido reconocer que, en el caso de Pelléas et Mélisande, ha encontrado verdaderamente su media naranja.

El carácter poético y carente de énfasis que caracteriza tanto la música como la dramaturgia de esta originalísima obra maestra se han visto felizmente encarnados en el teatro de sombras y la concepción plástica (casi escultórica) del espacio que el director de escena tejano ha concebido para ella. En esta sutil economía de medios hemos admirado la fluida resolución de escenas como la de Pelléas y Golaud en el pozo y su salida al exterior en el Acto III, así como la excelente caracterización de los personajes (especialmente de Arkel), hemos echado de menos algunas concreciones (el anillo en el Acto II) y énfasis (el erotismo de la escena inicial del Acto III), pero sobre todo hemos sido subyugados por el halo poético del conjunto así como la emotiva transfiguración de Mélisande al final del Acto V.

En lo musical, Sylvain Cambreling ofreció una aseada lectura de la partitura, bien defendida por la orquesta aunque sin el refinamiento tímbrico que exige esta obra y que no está al alcance de la agrupación. Camila Tilling hizo una Mélisande de enorme pureza, tanto en por la suavidad de los medios vocales como por la adecuada complexión escénica. Yann Beuron fue un Pélleas competente pero discreto en lo vocal, con una apariencia pequeño burguesa carente de halo, mientras que el Golaud de Laurent Naouri convenció sobre todo por la veracidad y dominio dramático del rol. Excelentes el Arkel de Franz-Joseph Selig, de imponentes medios vocales y presencia escénica, así como la Geneviève de Hillary Summers, y feliz elección de una voz blanca para el encantador Yniold.

 

Rafael Fernández de Larrinoa

 

Crédito fotográfico: Javier del Real ©