Audioclasica

19.XI.2011 El debut de Verdi

.. El debut de VerdiTemporada de ópera 2011/2012. Théâtre des Champs-Elysées   19.XI.2011   Giuseppe Verdi: Oberto (versión de concierto) 19.XI.2011. MICHELE PERTUSI, BAJO. MARIA GULEGHINA, SOPRANO. VALTER BORIN, TENOR. EKATERINA GUBANOVA, MEZZOSOPRANO. SOPHIE PONDIJCLIS, MEZZOSOPRANO. CORO DE RADIO FRANCE. ORQUESTA NACIONAL DE FRANCIA. CARLO RIZZI, DIRECTOR Aforo: 1.985 Asistencia: 75%   Es todavía raro, y con bastante justificación, escuchar en vivo la primera ópera de Verdi. Sin duda la versión de concierto sirve más a un mediocre libreto (en el mejor de los casos) que sólo la intervención de Temistocle Solera en el segundo acto levanta un poco (y al…

..

PARIS 19 1 2011El debut de Verdi
Temporada de ópera 2011/2012. Théâtre des Champs-Elysées

 

19.XI.2011

 

Giuseppe Verdi: Oberto (versión de concierto)

19.XI.2011. MICHELE PERTUSI, BAJO. MARIA GULEGHINA, SOPRANO. VALTER BORIN, TENOR. EKATERINA GUBANOVA, MEZZOSOPRANO. SOPHIE PONDIJCLIS, MEZZOSOPRANO. CORO DE RADIO FRANCE. ORQUESTA NACIONAL DE FRANCIA. CARLO RIZZI, DIRECTOR

Aforo: 1.985 Asistencia: 75%

 

Es todavía raro, y con bastante justificación, escuchar en vivo la primera ópera de Verdi. Sin duda la versión de concierto sirve más a un mediocre libreto (en el mejor de los casos) que sólo la intervención de Temistocle Solera en el segundo acto levanta un poco (y al parecer el joven maestro no dejó de notarlo porque tras un primer acto muy formal y no demasiado interesante, el segundo presenta ya claros vestigios de lo que vendría, en brevedad, en potencia dramática, en grandes arcadas líricas).

El coro y la orquesta fueron un espléndido estuche que Carlo Rizzi manejó muy bien, atento siempre a los cantantes. Descolló Michele Pertusi en el papel titular, gran estilista, buen actor (aunque la parte no se lo permite) y extraordinario cantante. Ekaterina Gubanova extrajo el máximo de su “extraña” Cuniza en todas sus intervenciones, con una voz homogénea. Eso le falta a Maria Guleghina, y esta Leonora le pide ya un uso del pasaje, de las medias voces y del registro central que ahora le resultan difíciles de controlar; destaca en el agudo –a veces algo destemplado– y en sus graves y no intenta caracterizar a su personaje. Por enfermedad del tenor titular luego del ensayo general –los tenores en París parecen ser hipersensibles– llegó en el último momento Valter Borin, que, con altibajos, logró sacar adelante su Riccardo. Muy interesante la Imelda de Sophie Pondjiclis.

 

Jorge Binaghi