Audioclasica

KUROFUNE

CANCIONES DE LOS BARCOS NEGROS Chiyomi Yamada, soprano. Toyohiko Satoh, laúd. David van Ooijen, tiorba Carpe Diem CD-16283 DDD 51:00 2011 Sonido: *** / Valoración: *** Distribuidor: Ferysa   Curioso disco, y entiendo que cuando se adjetiva así un cedé en una reseña, resulta ambiguo, y obliga a leer más. Es un intento de hacer dialogar la tradición oriental, japonesa por más señas, con la occidental. Algo que en el siglo XX lleva como estandarte la obra del gran Toru Takemitsu, pero que con la música antigua es más complejo por la dificultad de cruzar categorías pertenecientes a ámbitos culturales…

B0005KurofuneCANCIONES DE LOS BARCOS NEGROS

Chiyomi Yamada, soprano. Toyohiko Satoh, laúd. David van Ooijen, tiorba

Carpe Diem CD-16283 DDD 51:00 2011

Sonido: *** / Valoración: ***

Distribuidor: Ferysa

 

Curioso disco, y entiendo que cuando se adjetiva así un cedé en una reseña, resulta ambiguo, y obliga a leer más. Es un intento de hacer dialogar la tradición oriental, japonesa por más señas, con la occidental.

Algo que en el siglo XX lleva como estandarte la obra del gran Toru Takemitsu, pero que con la música antigua es más complejo por la dificultad de cruzar categorías pertenecientes a ámbitos culturales tan dispares. Las canciones japonesas, siete, no entro a enjuiciarlas, por absoluto desconocimiento. Las notas de la carpeta en este punto son suficientes y efectivas. La parte occidental la representan piezas de Narváez, Fuenllana, Giulio Caccini, Dowland, Huygens y Monteverdi, una ensalada unificada por la voz de la soprano y el acompañamiento de la cuerda pulsada. La presencia en el plantel del veterano laudista y vihuelista Toyohiko Satoh garantiza que el resultado no será una cualquier cosa.

Cuesta decir que a Yamada, de voz limpia, pero a veces justa, apenas se la entienden los textos, y criticarla por ahí, cuando, salvo excepciones, también ocurre con las cantantes europeas. La toma de sonido resulta a veces un poco oscura, quizá en alusión a los “barcos negros” (kurofune), denominación dada en Japón a las embarcaciones occidentales que arribaron a la isla a mediados del XIX, acabando con el aislamiento secular del Japón para Europa, tarea comenzada por el español san Francisco Javier en el s. XVI. Las piezas que entonces pudo escuchar una embajada que partió del archipiélago y visitó España, Italia y Portugal dan pie para este experimento. Músicas de ida y vuelta, que dirían los flamencos (jondos), pero que en este caso tardaron en hibridarse casi hasta nuestros días. Escasean propuestas así, y las valoramos. Ciertos discos se disfrutan mucho más con oídos de consumidor que de crítico, y este es uno de ellos.

 

Josemi Lorenzo Arribas