Audioclasica

RITA STREICH

VALSES Y ARIAS Radio-Symphonie-Orchester Berlin, RIAS-Symphonie-Orchester Berlin, Staaskapelle Berlin. Kurt Gaebel, director NEWTON CLASSICS  8802069 ADD CD 74:33 1955-1958 Sonido: *** / Valoración: **** Distribución: Cat Music   Con la globalización resulta complicado hablar de escuelas. Sin embargo, en la posguerra europea brillaba la escuela vienesa, englobada en la germánica, en la que nombres como los de Güden, Lipp, Loose, Otto o precisamente Rita Streich dieron noches de gloria en papeles de ligera o soubrette como Blonde, Zerlina, la Reina de la Noche, Gilda, Sophie o Zerbinetta. Despachadas hoy por su estilo ‘antiguo’, no está nada mal volver a ellas…

BRitaVALSES Y ARIAS

Radio-Symphonie-Orchester Berlin, RIAS-Symphonie-Orchester Berlin, Staaskapelle Berlin. Kurt Gaebel, director

NEWTON CLASSICS  8802069 ADD CD 74:33 1955-1958

Sonido: *** / Valoración: ****

Distribución: Cat Music

 

Con la globalización resulta complicado hablar de escuelas. Sin embargo, en la posguerra europea brillaba la escuela vienesa, englobada en la germánica, en la que nombres como los de Güden, Lipp, Loose, Otto o precisamente Rita Streich dieron noches de gloria en papeles de ligera o soubrette como Blonde, Zerlina, la Reina de la Noche, Gilda, Sophie o Zerbinetta.

Despachadas hoy por su estilo ‘antiguo’, no está nada mal volver a ellas de vez en cuando. Streich conoció su apogeo en las décadas de 1950 y 1960, cuando era una de las habituales de las salas de grabación. El disco de Newton recoge tomas inicialmente editadas por DG. Se trata de un repertorio con piezas que más de uno considerará menores, aceptables entre los bises de un programa más comprometido, especialmente por lo que concierne a las arias de bravura y las vocalizaciones, clásicos en su género (los valses cantados de Strauss, Le Rossignol et la Rose de Santi-Saëns, Parla e Il bacio de Arditi, ‘Ombra leggera’ de Meyerbeer, Vilanelle de Dell’Acqua, El ruiseñor de Alabiev entre otros). Sin embargo, el virtuosismo no ensombrece a la intérprete y todas ponen de relieve una musicalidad excepcional, un legato de manual y una técnica formidable que no teme notas imposibles (Lo spazzacamino de Verdi es casi milagrosa). Una escucha incluso somera revela un gusto y una elegancia exquisitos, testimonios de un tiempo desaparecido.

 

Raúl González Arévalo