Audioclasica

VILDE FRANG

BARTÓK – GRIEG – STRAUSS Sonatas de violín Vilde Frang, violín. Michail Lifits, piano EMI Classics 9 47639 2 DDD CD 78:49 2010 Sonido: **** / Valoración: **** Distribuidor: EMI   Dentro del amplísimo repertorio de sonatas para violín y piano, seguramente las de Grieg en Fa mayor y la de Richard Strauss no sean ni mucho menos de las más conocidas ni por el público aficionado ni por los propios intérpretes. Ambas son obras de juventud (los autores rondaban la veintena en ambos casos) y no son lo más significativo del repertorio de ambos, pero resultan muy apropiadas dada…

B0009VildeBARTÓK – GRIEG – STRAUSS

Sonatas de violín

Vilde Frang, violín. Michail Lifits, piano

EMI Classics 9 47639 2 DDD CD 78:49 2010

Sonido: **** / Valoración: ****

Distribuidor: EMI

 

Dentro del amplísimo repertorio de sonatas para violín y piano, seguramente las de Grieg en Fa mayor y la de Richard Strauss no sean ni mucho menos de las más conocidas ni por el público aficionado ni por los propios intérpretes.

Ambas son obras de juventud (los autores rondaban la veintena en ambos casos) y no son lo más significativo del repertorio de ambos, pero resultan muy apropiadas dada su frescura como pretexto para la presentación de la joven danesa Vilde Frang como violinista altamente cualificada para el repertorio camerístico, junto con el impresionante pianista Michail Lifits. A lo largo de estas interesantes sonatas, Frang no duda en desplegar al máximo las capacidades tímbricas de su violín (ayudada por su colega al piano), desde el flautato más imperceptible hasta los ataques bruscos y atormentados en cuarta cuerda propios del repertorio solista, pasando por pasajes sin vibrato, selectas digitaciones en las cuerdas de Re y La y un interesantísimo concepto de las apoyaturas. Al margen del sonido fino y cuidado del que hace gala, su concepto de la flexibilidad del tempo, así como el uso racional del vibrato y los portamenti hacen que esta versión sea ideal para conocer unas sonatas injustamente olvidadas. Aparte de las dos sonatas tardorrománticas, Frang incluye en el compacto la mucho más conocida sonata para violín solo de Bartók, en una demostración evidente de que no solo es una gran músico en general (que ya es bastante), sino además una virtuosa de su instrumento, en particular. 

 

David Santacecilia