Audioclasica

27.II.2012. París fin de siècle

París fin de siècle. Gran Teatre del Liceu. 27-II-2012. Giacomo Puccini: La Bohème.   Barcelona. Gran Teatre del Liceu. Temporada  2011/2012. 27.II.2012.   Giacomo Puccini: La Bohème.   FIORENZA CEDOLINS, RAMÓN VARGAS, CHRISTOPHER MALTMAN, AINHOA ARTETA. ORQUESTRA SIMFÒNICA I COR DEL GRAN TEATRE DEL LICEU. VÍCTOR PABLO PÉREZ, Dirección musical. GIANCARLO DEL MONACO, Dirección de escena.    Aforo: 2.286 Asistencia: 80%   Recuperada en buena parte la normalidad artística –aún habrán de verse las medidas ante los nuevos recortes anunciados–, el Gran Teatre del Liceu prosiguió su temporada con una veterana producción, presentada en el Teatro Real en 1998 y que inauguró la…

1 BARCELONA_02-27-2012_Cuadro_I-Vargas-Cedolins

París fin de siècle. Gran Teatre del Liceu. 27-II-2012. Giacomo Puccini: La Bohème.

 

1 BARCELONA_02-27-2012_Cuadro_I-Vargas-CedolinsBarcelona. Gran Teatre del Liceu. Temporada  2011/2012.

27.II.2012.

 

Giacomo Puccini: La Bohème.

 

FIORENZA CEDOLINS, RAMÓN VARGAS, CHRISTOPHER MALTMAN, AINHOA ARTETA. ORQUESTRA SIMFÒNICA I COR DEL GRAN TEATRE DEL LICEU. VÍCTOR PABLO PÉREZ, Dirección musical. GIANCARLO DEL MONACO, Dirección de escena.

  

Aforo: 2.286 Asistencia: 80%

 

Recuperada en buena parte la normalidad artística –aún habrán de verse las medidas ante los nuevos recortes anunciados–, el Gran Teatre del Liceu prosiguió su temporada con una veterana producción, presentada en el Teatro Real en 1998 y que inauguró la actividad del coliseo barcelonés hace una década: La Bohème, título predilecto servido en una ambientación finisecular, con algunos elementos eclécticos y sabor a Toulouse-Lautrec, en elementos de escenografía y vestuario debidos a Michael Scott: la iluminación diagonal de Ulrich Niepel en la buhardilla de los cuadros primero y cuarto acompaña el arranque y cierre de la peripecia, en tanto sobresalen la atmósfera brumosa, más londinense que parisina, de la escena nocturna y, sobre todo, el muy dinámico movimiento de masas (acróbatas, vendedores, flâneurs…) del cuadro segundo, vital y colorista, y la lograda idea de la apertura de planos móviles para acceder al interior del café Momus…

Un público ruidoso y entusiasta no desaprovechó momento alguno de entre los más conocidos del melodrama pucciniano para aplaudir la labor del cuarteto protagonista, a quien se unió con justicia el eficaz Colline de Carlo Colombara bajo la dirección, flexible y muy atenta a los aspectos cómicos del argumento, de Víctor Pablo Pérez, quien logró mayor profundidad sonora de la orquesta en el segundo tramo del espectáculo; bien resueltos tanto la vodevilesca y caprichosa Musetta de Arteta como el noble Marcello de Maltman, Fiorenza Cedolins (Mimí), convincente en el aspecto escénico, fue creciendo en su papel, servido con mezza voce muy adecuada en estilo –salvo algún excesivo vibrato en la zona aguda– a partir del dúo final del segundo cuadro y en toda la segunda mitad de la ópera, dando adecuada respuesta al Rodolfo de Ramón Vargas, de timbre en exceso claro, seguro en fraseo y registros y especialmente acertado en sus intervenciones de conjunto.

 

Germán Gan Quesada

 

Crédito: A. Bofill