Audioclasica

LISZT

LIEDER Diana Damrau, soprano. Helmut Deutsch, piano VIRGIN CLASSICS 50999 0709282 4 DDD CD 76:37 2011Sonido: **** / Valoración: **** Distribuidor: EMI   Liszt no siempre ha gozado de la más alta consideración como liederista, aunque una autoridad del calibre de Dietrich Fischer-Dieskau lo ha reivindicado rechazando los juicios que trataban sus canciones con piano de meras trivialidades.  Aprovechando el reciente bicentenario, celebrado oportunamente en los medios musicales, Diana Damrau lanza un monográfico de un compositor que ha frecuentado en sus recitales. De hecho, la soprano es una de las pocas cantantes líricas que cultiva con equilibrio la ópera y…

A LisztDamrauLIEDER

Diana Damrau, soprano. Helmut Deutsch, piano

VIRGIN CLASSICS 50999 0709282 4 DDD CD 76:37 2011
Sonido: **** / Valoración: ****

Distribuidor: EMI

 

Liszt no siempre ha gozado de la más alta consideración como liederista, aunque una autoridad del calibre de Dietrich Fischer-Dieskau lo ha reivindicado rechazando los juicios que trataban sus canciones con piano de meras trivialidades. 

Aprovechando el reciente bicentenario, celebrado oportunamente en los medios musicales, Diana Damrau lanza un monográfico de un compositor que ha frecuentado en sus recitales. De hecho, la soprano es una de las pocas cantantes líricas que cultiva con equilibrio la ópera y los recitales de canciones, lo que se agradece aún más cuando el género parece estar en peligro de extinción. Pero si además resulta que con el dominio de Schubert, Schumann, Strauss, Mahler o Wolf la obra de Liszt corre el riesgo de caer en el olvido, mayor sentido aún cobra esta empresa.

Por otra parte, la propia vastedad del catálogo del húngaro, en el que las canciones, unas ochenta piezas, no rebasan el diez por ciento del total, contribuye a que estas canciones pasen más desapercibidas frente a las composiciones pianísticas. Precisamente de su llamado “periodo virtuoso” (1839-1847) proceden la mayoría de los lied escogidos, sobre textos de los poetas alemanes preferidos de Liszt: Goethe, Heine y Schiller. En este contexto los Tres Sonetos de Petrarca resultan una rareza.

Como siempre, la Damrau alcanza el rendimiento más alto, y si es difícil vislumbrar el nivel de virtuosismo alcanzado con las canciones de Strauss se debe sólo a que las composiciones de Liszt tienen una inmediatez y una cantabilidad menores. Sin embargo, la soprano otorga pleno sentido y veracidad a la palabra cantada a través de una línea de canto inmaculada y una dicción clarísima, aderezadas con gran variedad de colores. La compenetración con Helmut Deutsch es total, en un acompañamiento tan intenso y ajustado como el de la interpretación vocal. Otra gema en la discografía de la intérprete.

 

Raúl González Arévalo