Audioclasica

BYRD

FANTASÍAS PARA CLAVE COMPLETAS Glen Wilson, clavicembalo   Naxos 8.572433 DDD CD 77:30 2011 Sonido: **** / Valoración: *** Distribuidor: Ferysa     A la popularidad de Byrd le ha sucedido algo similar a la de Gibbons o Bull en los últimos años: aunque han sido reconocidos por su música instrumental, se ha revisado su importancia en la música vocal inglesa del último tercio del siglo XVI y comienzos del XVII.  A diferencia de su probable maestro, Tallis, Byrd cultivó más que esporádicamente el género instrumental, especialmente la música de teclado. Así, Glen Wilson compila aquí las fantasías de Byrd emparejándolas…

A ByrdFANTASÍAS PARA CLAVE COMPLETAS

Glen Wilson, clavicembalo

 

Naxos 8.572433 DDD CD 77:30 2011

Sonido: ****Valoración: ***

Distribuidor: Ferysa

 

 

A la popularidad de Byrd le ha sucedido algo similar a la de Gibbons o Bull en los últimos años: aunque han sido reconocidos por su música instrumental, se ha revisado su importancia en la música vocal inglesa del último tercio del siglo XVI y comienzos del XVII. 

A diferencia de su probable maestro, Tallis, Byrd cultivó más que esporádicamente el género instrumental, especialmente la música de teclado. Así, Glen Wilson compila aquí las fantasías de Byrd emparejándolas a una serie de preludios en los mismos tonos atribuidos al autor inglés. Como Glen Wilson explica en el breve libreto adjunto, la textura contrapuntística a cuatro voces en la música de teclado era excepcional en Inglaterra antes del matrimonio de Felipe II con la reina María, lo que probablemente produjo el contacto y la subsiguiente influencia de la música de Cabezón en la música inglesa. Las fantasías de Byrd son de una gran calidad, aunque alejadas un tanto de la complejidad contrapuntística de los tientos de Cabezón. Este género, caracterizado arquetípicamente por una estructura más libre, menos contrapuntística y más acordal, permite a Byrd un libre desarrollo del material temático a lo largo de obras de gran longitud: la fantasía en re menor parafrasea ligeramente la melodía del “Salve Regina”; la Ut re mi fa sol la está basada en el hexacordo y sus diecisiete variaciones parecen constituir una alusión al decimoséptimo cumpleaños de la reina Elizabeth, su gran protectora (aún a sabiendas de que Byrd era un compositor católico y de que contravenía constantemente las prohibiciones que afectaban a tal culto). La interpretación de Glen Wilson (aunque estas piezas no son extremadamente exigentes) es técnicamente adecuada, con una elección de tempi moderados (no demasiado rápidos como a los que tienden algunos clavecinistas) y resaltando siempre cada línea melódica, tal y como sucede en la fantasía Ut mi re, probablemente la más compleja concebida por Byrd.

 

Jorge Martín Valle