Audioclasica

REBAY

CUARTETOS PARA GUITARRA, FLAUTA Y CUERDAS Gonzalo Noqué, guitarra. Alicia Fernández-Cueva, flauta. Raúl Galindo, violín. Pedro Michel Torres, viola. Jacobo Villalba, cello   BRILLIANT 9250 DDD 66:18 2012 Sonido: *** / Valoración: *** Distribuidor: Cat Music     Continúa el sello Brilliant apostando por dar a conocer la obra de Ferdinand Rebay, ese músico cronológicamente contemporáneo a la Segunda Escuela de Viena, pero estilísticamente alejado de los planteamientos tan de vanguardia.  Ya comentábamos en una reseña reciente al disco que recogía su obra completa para clarinete y guitarra cómo hubo de impulsarle a escribir para el instrumento de las seis…

A Rebay_CuartetosCUARTETOS PARA GUITARRA, FLAUTA Y CUERDAS

Gonzalo Noqué, guitarra. Alicia Fernández-Cueva, flauta. Raúl Galindo, violín. Pedro Michel Torres, viola. Jacobo Villalba, cello

 

BRILLIANT 9250 DDD 66:18 2012

Sonido: *** / Valoración: ***

Distribuidor: Cat Music

 

 

Continúa el sello Brilliant apostando por dar a conocer la obra de Ferdinand Rebay, ese músico cronológicamente contemporáneo a la Segunda Escuela de Viena, pero estilísticamente alejado de los planteamientos tan de vanguardia. 

Ya comentábamos en una reseña reciente al disco que recogía su obra completa para clarinete y guitarra cómo hubo de impulsarle a escribir para el instrumento de las seis cuerdas el que su sobrina lo tañera. Bien por la sobrina.

Dos primeras grabaciones mundiales nos descubren ahora dos cuartetos de formación inusual. El escrito en Re menor (1925) aúna guitarra, violín, viola y cello. Por el contrario, el Cuarteto en La menor (1942) cambia el violín por la flauta. El guitarrista Gonzalo Noqué se encarga de las versiones, directamente extraídas de los manuscritos. Intérpretes españoles (jóvenes nacidos en Madrid y Toledo, más un cubano) y Notas también en castellano (e inglés) son otro motivo de alegría. Las entusiastas notas de Javier Suárez-Pajares sitúan la obra de Rebay en el punto que seguramente le corresponden y hasta ahora se le ha negado. Parece que hay investigadores y tañedores dispuestos a la tarea. También un sello discográfico. Falta solo el público, que estará encantado de escuchar tan buena música a todavía mejor precio. Más de medio siglo después de la muerte del maestro en 1953 comienza su decidida reivindicación. No hay excusa para no conocerle.

 

Josemi Lorenzo Arribas