Audioclasica

LAMENTAZIONE

SCARLATTI – LEO – LEGRENZI – LOTTI – CALDARA Les Arts Florissants. Paul Agnew, director Virgin Classics 50999 0709072 1 DDD CD 56:19 2011 Sonido: ** / Valoración: *** Distribuidor: EMI     El último disco de Les Arts Florissants rinde un flaco favor a su nombre. Dirigidos por primera vez por Paul Agnew y no por su director histórico William Christe, la temática de esta grabación en vivo no gira, como parece sugerir su título, en torno a las lamentaciones de Jeremías, sino a obras vocales de conjunto cuya temática se acerca más o menos a la tristeza y…

B LamentazioniSCARLATTI – LEO – LEGRENZI – LOTTI – CALDARA

Les Arts Florissants. Paul Agnew, director

Virgin Classics 50999 0709072 1 DDD CD 56:19 2011

Sonido: ** / Valoración: ***

Distribuidor: EMI

 

 

El último disco de Les Arts Florissants rinde un flaco favor a su nombre. Dirigidos por primera vez por Paul Agnew y no por su director histórico William Christe, la temática de esta grabación en vivo no gira, como parece sugerir su título, en torno a las lamentaciones de Jeremías, sino a obras vocales de conjunto cuya temática se acerca más o menos a la tristeza y el dolor. 

Así hallamos los brevísimos “Crucifixus”de Lotti, el a 10 voces con su intensas disonancias que jalonan el final de la obra, y el más conocido a 8 voces, con sus pasajes declamados y su sorprendente silencio tras dos giros armónicos imprevistos; también el Stabat mater de Domenico Scarlatti, (grabado anteriormente por Les voix baroques en una lectura más acertada); otro Crucifixus, esta vez la versión grandilocuente de Caldara a 16 voces (contenido en Venetian treasures de The Sixteen) contrasta con la desnudez de “Quam amarum est Maria”de Legrenzi, única obra del conjunto donde el canto a solo cuenta con un protagonismo relevante; y el Miserere de Leonardo Leo es una obra de carácter más devocional que artístico, de una sencillez tanto armónica como formal (la homofonía es predominante a lo largo de sus más de 18 minutos de duración, conformando una actualización del Miserere de Allegri). El disco cuenta con dos puntos débiles especialmente reseñables: el menos grave es que no aporta nada esencialmente novedoso, ya que la mayor parte de su contenido se encuentran ya grabado anteriormente con un resultado superior, lo que lleva al segundo inconveniente: la pobreza del sonido, dada la lejanía e indefinición con la que se escucha a los cantantes, algo similar al defecto del que adolecen frecuentemente los discos de The Sixteen. La toma en vivo no es excusa, ya que contamos con otras grabaciones similares en el mercado con una calidad óptima de sonido, a lo que hay que añadir que a la postre la duración del contenido se antoja algo escasa.

 

Jorge Martín Valle