Audioclasica

FALLA

EL AMOR BRUJO El retablo de maese PEdro Orquestra de Cambra del Teatre Lliure de Barcelona. Josep Pons, director. Ortega, Martín, Fresán, Cabero HARMONIA MUNDI HMG 505213 DDD CD 64:10 1990 Sonido: **** / Valoración: *** Distribuidor: Harmonia Mundi     Harmonia Mundi ha tenido el acierto de reeditar en su serie hmGold una grabación que dos décadas después de su publicación sigue siendo punto de referencia obligado, al menos por lo que respecta al Amor brujo. El amor brujo es más conocida hoy día en su segunda versión, reorquestada y sin voces, de 1916. Pero hay una versión primigenia,…

A FallaEL AMOR BRUJO

El retablo de maese PEdro

Orquestra de Cambra del Teatre Lliure de Barcelona. Josep Pons, director. Ortega, Martín, Fresán, Cabero

HARMONIA MUNDI HMG 505213 DDD CD 64:10 1990

Sonido: **** / Valoración: ***

Distribuidor: Harmonia Mundi

 

 

Harmonia Mundi ha tenido el acierto de reeditar en su serie hmGold una grabación que dos décadas después de su publicación sigue siendo punto de referencia obligado, al menos por lo que respecta al Amor brujo.

El amor brujo es más conocida hoy día en su segunda versión, reorquestada y sin voces, de 1916. Pero hay una versión primigenia, estrenada el año anterior como “gitanería en un acto y dos cuadros escrita expresamente para Pastora Imperio”. Esta versión original es la que Josep Pons grabó por primera vez en disco con la cantaora Ginesa Ortega y una orquesta reducida a 15 instrumentistas en total. Se recurre así a la zarzuela ideada con partes habladas y cantadas además de danzas, en un intento por dignificar el “género chico” a la vez que se acercaba el flamenco a la música culta, en un experimento estilístico que fue muy bien recibido pero no tuvo continuidad. La interpretación ofrecida por la Orquesta de Cámara del Teatro Libre de Barcelona, fundada por el propio Pons, resulta apropiada en la calidad de los solistas instrumentales. Además, la fuerza que la cantaora imprime a su papel, con un canto lleno de garra, hace esta versión muy atractiva, incluyendo un acento genuino que reproduce los modismos del texto de forma natural, aunque haya quien lo pueda encontrar tópico.

Por su parte, tanto Iñaki Fresán como Joan Cabero frecuentaron El retablo de Maese Pedro en los años 90 y se encuentran cómodos en sus papeles, Don Quijote y el Maese Pedro. Es cierto que no son voces particularmente atractivas, pero la dicción es buena y responden dignamente a las exigencias musicales de sus partes. El niño Joan Martín está correcto. Aquí la dirección de Joan Pons parece más correcta y menos incisiva, pues en el aspecto más fantasioso e imaginativo se queda corto.

 

Raúl González Arévalo