Audioclasica

GLASS

THE CONCERTO PROJECT vol.IV Residentie Orkest/The Hague Philharmonic, Stuttgart Chamber Orchestra. Jurjen Hempel, Dennis Russell Davies, directores. Tim Fain, violín. Wendy Sutter, violonchelo. Dennis Russell Davies, piano ORANGE MOUNTAIN MUSIC OO77 DDD 60:20 2002-10 Sonido: *** / Valoración: ** Distribuidor: Harmonia Mundi     Reciente aún la huella de su visita a Barcelona y Madrid el pasado mes de abril, en ocasión de su 75º aniversario, Philip Glass prosigue en su sello propio la serie de grabaciones iniciada en 2004 de su obra concertante, con dos muestras que dan cuenta de la importancia creciente de este género en su catálogo…

A Glass RussellTHE CONCERTO PROJECT vol.IV

Residentie Orkest/The Hague Philharmonic, Stuttgart Chamber Orchestra. Jurjen Hempel, Dennis Russell Davies, directores. Tim Fain, violín. Wendy Sutter, violonchelo. Dennis Russell Davies, piano

ORANGE MOUNTAIN MUSIC OO77 DDD 60:20 2002-10

Sonido: *** / Valoración: **

Distribuidor: Harmonia Mundi

 

 

Reciente aún la huella de su visita a Barcelona y Madrid el pasado mes de abril, en ocasión de su 75º aniversario, Philip Glass prosigue en su sello propio la serie de grabaciones iniciada en 2004 de su obra concertante, con dos muestras que dan cuenta de la importancia creciente de este género en su catálogo durante la pasada década, con ejemplos para dos timbales, clave o violonchelo, entre otros. 

Sorprende la ligereza casi schubertiana del inicio del Tirol Concerto (2000), estrenado por los mismos intérpretes de esta versión que comentamos –con protagonismo solista y conductor de Dennis Russell Davies–, casi tanto como el toque boogie-woogie de un tercer movimiento que compensa la excesiva duración y parquedad de recursos rítmicos y melódicos del “andante” central, configurado como un tema con variaciones.

Por su parte, el ejemplo de la op. 102 de Brahms es evidente, e inevitable dada la formación, en el Doble concierto para violín, violonchelo y orquesta (2010), por la oscura densidad de algunos pasajes orquestales, dramáticos incluso, como la segunda parte; también es notorio el origen coreográfico de la partitura, concebida para el Nederlands Dans Theater, en una estructura que alterna ‘duetos’ solistas de tenso diálogo, con un carácter introspectivo, con transiciones sinfónicas típicas del músico de Baltimore en su dinamismo y tendentes a una mayor claridad de la paleta armónica conforme avanza el discurso hacia su cierre anticlimático en el cuarto episodio a dúo.

 

Germán Gan Quesada