Audioclasica

MADERNA

CONCIERTOS PARA PIANO Y ORQUESTA Concierto para piano y orquesta. Concierto para dos pianos e instrumentos. Quadrivium Orchestra della Fundazione ‘Arena di Verona’, Grupo 40.6. Carlo Miotto, director. Aldo Orvieto, Fausto Bongelli, piano NAXOS 8.572642 DDD 66:32 2009-10 Sonido: *** / Valoración: *** Distribuidor: Ferysa     Por parafrasear una conocida caracterización  de las obras iniciales de Falla, este registro de Naxos retrata lo que podríamos denominar un “Pre-Bruno de Ante-Maderna”, el inicio de una carrera compositiva que, en la década de los cuarenta, aún se movía en los alrededores del magisterio de Malipiero en Venecia (Concierto para piano y…

A MadernaCONCIERTOS PARA PIANO Y ORQUESTA

Concierto para piano y orquesta. Concierto para dos pianos e instrumentos. Quadrivium

Orchestra della Fundazione ‘Arena di Verona’, Grupo 40.6. Carlo Miotto, director. Aldo Orvieto, Fausto Bongelli, piano

NAXOS 8.572642 DDD 66:32 2009-10

Sonido: *** / Valoración: ***

Distribuidor: Ferysa

 

 

Por parafrasear una conocida caracterización  de las obras iniciales de Falla, este registro de Naxos retrata lo que podríamos denominar un “Pre-Bruno de Ante-Maderna”, el inicio de una carrera compositiva que, en la década de los cuarenta, aún se movía en los alrededores del magisterio de Malipiero en Venecia (Concierto para piano y orquesta, 1942) antes de desplazar su órbita hacia espacios más arriesgados (Concierto para dos pianos e instrumentos, 1948/49).

Así, la recuperación, emprendida por la Fundazione ‘Arena di Verona’ en octubre de 2009 –en lo que constituye su primera grabación absoluta– del Concierto de 1942 revela un compositor en agraz, de orquestación rutinaria (en este sentido, es más interesante la reducción para dos pianos, fechada cuatro años más tarde, de una austeridad de resonancias fallianas) al servicio de una estructura neoclasicista, que en la posterior obra concertante de 1948 –en realidad, se presenta la revisión un año posterior para su estreno en Darmstadt– se abre a la atmósfera bartókiana de la Sonata para dos pianos y percusión, coincidiendo con su contacto con Hermann Scherchen y con su primera tentativa dodecafónica, las Liriche greche.

Si de este concierto disponíamos solo de una antigua referencia (Dynamic, 1997), de la obra que completa el disco, Quadrivium, fruto ya de madurez absoluta, recibe en otras versiones fácilmente disponibles –desde la reedición por Brilliant de la grabada por Sinopoli para DGG en 1979 a la recentísima debida a Tamayo para el cuarto volumen de la integral sinfónica de Maderna en NEOS– lecturas más matizadas y atentas al extraordinario trabajo de texturas y timbres (masiva de las cuerdas vs cuarteto de percusión) que pautan su discurso. 

 

Germán Gan Quesada