Audioclasica

STRIGGIO

MISA PARA 40 y 60 VOCES Striggio: Missa sopra “Ecco si beato giorno”, “Ecce beatam lucem” Benevoli: “Laetatus sum”, Miserere, Magnificat Le Concert Spirituel, Hervé Niquet, director Glossa GCDSA 921623 DDD SACD 64:20 2011 Sonido: **** / Valoración: **** Distribuidor: Diverdi     No deja de ser paradigmático que, tras años y años de olvido, nos encontremos de repente con dos grabaciones de la Missa Ecco si beato giorno de Alessandro Striggio en menos de dos años. ¿Qué ha ocurrido? ¿Ha sido éste un caso de “espionaje industrial” entre I Fagiolini, autores de la primera grabación y Le Concert Spirituel, responsables de esta que…

StriggioMISA PARA 40 y 60 VOCES

Striggio: Missa sopra “Ecco si beato giorno”, “Ecce beatam lucem”

Benevoli: “Laetatus sum”, Miserere, Magnificat

Le Concert Spirituel, Hervé Niquet, director

Glossa GCDSA 921623 DDD SACD 64:20 2011

Sonido: **** / Valoración: ****

Distribuidor: Diverdi

 

 

No deja de ser paradigmático que, tras años y años de olvido, nos encontremos de repente con dos grabaciones de la Missa Ecco si beato giorno de Alessandro Striggio en menos de dos años. ¿Qué ha ocurrido? ¿Ha sido éste un caso de “espionaje industrial” entre I Fagiolini, autores de la primera grabación y Le Concert Spirituel, responsables de esta que ahora nos ocupa? 

Porque si el legendario contratenor Dominique Visse (y también cantante en esta grabación) ya había transcrito hace tres décadas la misa, ¿se decidió ahora grabarse, tan sólo un año después de la primera grabación mundial de I Fagiolini? En cualquier caso, teorías conspiratorias aparte, las dos grabaciones no podían sostener un enfoque más diferente. Podría concluirse grosso modo que cada una constituye un punto de vista históricamente diverso, una mirada desde un lado del cristal diferente, constituyendo la lectura de I Fagiolini una mirada renacentista y la de Le Concert Spirituel una barroca. A fin de cuentas la monumental misa de Striggio, a 40 voces (y nada menos que 60 en el Agnus Dei final) forma parte de una doble vertiente, la del Renacimiento que experimentaba con un creciente número de voces y, a la vez, la de la anticipación de un Barroco colosal que otras obras como la Missa Salisburgensis de Biber no harían sino confirmar. Esta visión de Niquet se traduce en el refuerzo de la líneas de bajo con un mayor número de instrumentos y el empleo del clave, así como de una tesitura sensiblemente más grave que la de I Fagiolini. El resultado de una mayor predominancia de los instrumentos y una toma de sonido más cercana y cálida es la de una sonoridad más llena y espectacular, frente al resultado algo más distante del grupo de Hollingworth. ¿Cuál es mejor? Ambas y ninguna, ya que mientras que el resultado sonoro puede ser más exuberante en la grabación de Le Concert Spirituel, el disco pionero de I Fagiolini resulta a la postre mucho más atractivo en su contenido, ya que frente a una serie de antífonas e introitos de Corteccia que aportan una coherencia litúrgica pero poco interés musical en este disco, aquel de I Fagiolini presumía de contar con una serie de fantásticos y desconocidos madrigales del mismo Striggio y el inevitable “Spem in alium” de Tallis, además de un DVD extra con las pistas en 5.1 más un interesante documental. En cualquier caso, una lectura espectacular, vibrante y única de una obra maestra poco conocida.

 

Jorge Martín Valle