Audioclasica

RIHM

MÚSICA PARA VIOLÍN Y PIANO Andreas Seidel, violín. Steffen Sleiermacher, piano MDG 613 1672-2 DDD 58:29 2010 Sonido: *** / Valoración: ** Distribuidor: Diverdi     Coinciden en el mercado dos registros dedicados a la música de cámara con violín de Wolfgang Rihm: este de MDG, centrado en el período comprendido entre 1992 y 1994 –por parte de un dúo que ya grabó para el mismo sello obras de John Cage– y otro reciente, en Naxos, que incorpora el Rihm rupturista de los setenta (Hekton, Eine Violinsonate) y la pieza para violín solo Über die Linie VII, fechada en 2006.…

A RihmMÚSICA PARA VIOLÍN Y PIANO

Andreas Seidel, violín. Steffen Sleiermacher, piano

MDG 613 1672-2 DDD 58:29 2010

Sonido: *** / Valoración: **

Distribuidor: Diverdi

 

 

Coinciden en el mercado dos registros dedicados a la música de cámara con violín de Wolfgang Rihm: este de MDG, centrado en el período comprendido entre 1992 y 1994 –por parte de un dúo que ya grabó para el mismo sello obras de John Cage– y otro reciente, en Naxos, que incorpora el Rihm rupturista de los setenta (Hekton, Eine Violinsonate) y la pieza para violín solo Über die Linie VII, fechada en 2006.

En océano tan vasto como el del catálogo del compositor alemán, no todas las travesías son atrayentes por igual, y no resultaría adecuado hacerse una idea de su música a través de un repertorio que revela más del proceso creativo de su autor y de su constante reelaboración de materiales abandonados en un estadio de desarrollo inicial que de su talla musical; podríamos tomar como muestra de esta condición parcial la tentativa en la construcción formal, la sucesión de bosquejos melódicos y la expresividad latente de Antlitz, o la imprevisibilidad del discurso y los retazos de broncos patrones rítmicos, obsesivamente reafirmados, que emergen de amplias resonancias en la obra más larga recogida en el disco –y que le da título–, Nachstudie, interpretada con laudable convicción por Schleiermacher.

Quizá solo Phantom und Eskapade dan una idea aproximada del lenguaje de Rihm, mucho más directo en expresión y accesible en su contraste de tempi y atmósferas melódicas, cuyo carácter episódico –por algo el subtítulo es “Stückphantasien”, revirtiendo la fórmula schumanniana– recoge el espíritu de su difundido concierto Gesungene Zeit, dedicado a Anne-Sophie Mutter, y cierra un laberinto del que únicamente los connoiseurs de la trayectoria del músico de Karlsruhe encontrarán la puerta de salida.

Germán Gan Quesada