Audioclasica

04.II.2013. Originalísimo paseo musical por el s. XIX de la mano del trío “Auf dem Strom”…

      1er. Ciclo de Conciertos de Cámara y solistas. Temporada 2012/2013. Teatro Caja Duero. 04-II-2013 Mª EUGENIA BOIX, soprano; JAVIER BONET, trompa histórica/moderna; MIRIAM GÓMEZ-MORÁN, piano.   Obras de R. Strauss, Liszt, Panseron, Krufft, Berlioz, Lachner, F. Strauss, Schubert y Donizetti. Aforo: 370 Asistencia: 80% La joven formación camerística formada por la soprano Mª Eugenia Boix, el trompista Javier Bonet y la pianista Míriam Gómez-Morán, que debe su nombre al lied de Schubert Auf dem Strom (“En el río”) compuesto en 1828 pocos meses antes de la muerte del compositor, ofreció un singular paseo por las sonoridades del…


 

 

 


1er. Ciclo de Conciertos de Cámara y solistas. Temporada 2012/2013. Teatro Caja Duero.

04-II-2013

Mª EUGENIA BOIX, soprano; JAVIER BONET, trompa histórica/moderna; MIRIAM GÓMEZ-MORÁN, piano.

 

Obras de R. Strauss, Liszt, Panseron, Krufft, Berlioz, Lachner, F. Strauss, Schubert y Donizetti.

Aforo: 370 Asistencia: 80%

La joven formación camerística formada por la soprano Mª Eugenia Boix, el trompista Javier Bonet y la pianista Míriam Gómez-Morán, que debe su nombre al lied de Schubert Auf dem Strom (“En el río”) compuesto en 1828 pocos meses antes de la muerte del compositor, ofreció un singular paseo por las sonoridades del lied romántico. Singular porqué esta formación camerística centrada en dar a conocer los repertorios para soprano, trompa y piano ofreció en el Teatro de Caja Duero de Salamanca, un concierto de lo más original tanto en lo que a repertorios como en sonoridades se refiere.

Como viene siendo habitual en este primer ciclo de conciertos de cámara y solistas salmantino, los mismos intérpretes presentaron las obras a interpretar trazando un rico panorama de temáticas recurrentes en el s.XIX como la naturaleza, el paisaje, la imaginación y el amor entre las más destacadas del universo romántico…Así, con las trompas alpina y natural de Javier Bonet pudimos disfrutar de paisajes alpinos recreados en el primer lied de Richard Strauss Alphorn, un homenaje al padre y virtuoso de la trompa Franz Strauss. En la misma línea, el lied Le Cor de Panseron (1795-1859) evocó también sonoridades alpinas esta vez con la trompa natural algo más sofisticada que la alpina.

El concierto continuó con el lied de Liszt para soprano y piano O quand je dors en que la soprano Mª Eugenia Boix exhibió un delicado timbre vocal en los pianíssimi de la partitura junto con un sobrado dominio del fiatto. También la joven pianista Míriam Gómez-Morán brilló sobradamente al piano con inusual elegancia en los acompañamientos. La primera parte del concierto se cerró con un Andante de Krufft de corte clásico con la trompa natural como solista, el mismo instrumento que sonó junto con la soprano y el piano en el último lied de Berlioz Le Jeune Pâtre Breton op.13, quizás el lied más difícil, audaz y moderno para todos los instrumentos de la primera parte del concierto.

El lied Die Lorelei de Liszt abrió la segunda parte formando un dúo exquisito de efectos románticos por parte de Mª Eugènia Boix y Míriam Gómez-Morán. Ambas intérpretes consiguieron dotar de una vocalidad redonda y una atmósfera muy cálida este conocido lied inspirado en la leyenda celta de la bruja Lorelei, destacando los efectos de ondinas en el río por parte del piano. La trompa vienesa fue la encargada de presentar los repertorios más avanzados para este instrumento, como es el caso de Frauenliebe und leben de Lachner que sonó con brillantez majestuosa por parte de trompa y soprano, así como el Nocturno op.7 del trompista y compositor Franz Strauss para trompa vienesa y piano que siguió mostrando complicados arpegios y virtuosismos por parte de la trompa también vienesa. Finalmente el último lied que sonó Auf dem Strom, y que da nombre a la formación, puso de relieve tanto la exploración de nuevas formas de canción por parte de Schubert como el estrecho parentesco entre el timbre de la voz y la trompa de dos pistones, acopladas a la perfección por parte de sus intérpretes. Un acoplamiento que sobresalió sobradamente en la propina final, el aria de Donizetti Una furtiva lagrima ampliamente aplaudida por el público.

De esta manera, no se le habrá escapado al lector que sonaron varias trompas durante el concierto y que su magistral intérprete Javier Bonet supo presentar y hacer sonar separadamente cada una de ellas según las exigencias de los repertorios, alternándolas en algunos casos en una misma página musical para poder apreciar los distintos efectos sonoros… Así pues, acertada propuesta tanto la de la formación (trío), como la de los intérpretes o los repertorios elegidos para el recital salmantino. En definitiva, una original puesta en escena de repertorios poco habituales que demuestran que todavía es posible innovar en el campo de la música de cámara del Romanticismo internacional por parte de intérpretes de nuestro país que se convierten en maestros de referencia a la hora de acceder a dichos inusuales repertorios.

Montserrat Font Batallé

Pie de foto: El trío “Auf dem Strom”